Al habla con la matrona (II parte)

Hace unas semanas, publicamos un post con la primera parte de la entrevista con Susana y Rita, dos matronas del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid) y fundadoras de Cummater. Una charla que hoy continuamos, centrándonos en aspectos más prácticos del postparto y también en ese, todavía desconocido, universo de las hormonas femeninas.

– Durante el embarazo/parto/postparto la mujer es un cóctel de hormonas. ¿Cuáles son las protagonistas de cada etapa?

La conducta materna espontánea tras el parto incluye mirar a los ojos del bebé, vocalizar en tono alto, expresiones positivas, tacto afectivo…, de forma muy similar al lamido y grooming descritos en otros mamíferos. Esto se debe a un conjunto de hormonas entre las que destaca la oxitocina, clave en el apego materno-infantil y en reforzar la autoestima y el buen humor de la madre.

Los mamíferos y los seres humanos se protegen durante el parto liberando endorfinas para eliminar el dolor. La madre y su bebé alcanzan el nivel más alto de endorfinas durante la primera hora inmediatamente después del nacimiento, cuando intercambian su primera mirada y se reconocen embelesados.

Tampoco debemos olvidar la prolactina, una hormona que, además de facilitar el maternaje, tiene un efecto ansiolítico. Está comprobado que las madres que amamantan puntúan más bajo en las escalas de estrés, ansiedad y depresión que las que no lo hacen. La prolactina también promueve que la madre desarrolle conductas de protección (agudiza la capacidad discriminativa auditiva materna, con lo que facilita la vigilancia del recién nacido). Fantástico, ¿no?

– Sí, la verdad es que es increíble. Pasemos ahora a aspectos más prácticos: ¿Hay algo que las madres podamos hacer para evitar la episiotomía?

Durante el embarazo puedes preparar el periné para prevenir posibles desgarros o la necesidad de hacer la episiotomía en el momento del parto. El masaje perineal, al menos cuatro semanas antes del parto, puede ser un buen aliado. Solo hay que masajear la zona con aceite o lubricante durante 5-10 minutos dos o tres veces por semana.

– ¿Es bueno secarse los puntos de la episiotomía con el secador?

Lo recomendable es tener la herida lo más limpia y seca posible. La compresa se debe cambiar con frecuencia y mientras se tengan los puntos de sutura se debe ser cuidadosa para que no queden restos de papel higiénico entre los puntos. Por este motivo, algunas personas recomiendan el uso del secador.

– ¿Cuándo se puede volver a practicar deporte tras el parto?

Cuando cada mujer se encuentre preparada para ello, aunque hay algunas excepciones. La musculatura abdominal y el suelo pélvico están debilitados después del embarazo y el parto y es bueno que esperemos un tiempo prudencial para empezar a hacer ejercicio intenso. Durante la cuarentena (seis-ocho semanas después del parto) debemos reposar ya que el cuerpo necesita recuperarse, aunque sí que podemos caminar o realizar abdominales hipopresivos (en caso de cesárea, hay que esperar a que pase la cuarentena). Lo ideal es comenzar de una manera gradual y progresiva, escuchando a nuestro cuerpo.

– ¿Es recomendable llevar faja tras dar a luz?

En caso de que el objetivo del uso de la faja sea una reducción abdominal más rápida, su uso está desaconsejado, puesto que no deja actuar a la musculatura abdominal, lo que hace que se consiga un efecto contrario, y estos músculos tarden más en recuperar el tono. Sin embargo, hay mujeres que sufren una distensión abdominal muy importante (en gestaciones gemelares, por ejemplo) que les produce una sensación incómoda a nivel abdominal. En estos casos, la faja es un buen aliado.

– ¿Cómo se puede evitar la mastitis?

La mastitis es una inflamación del tejido mamario, acompañada o no de infección, que se ve favorecida por cuadros de ingurgitación, obstrucción de conducto lácteo y grietas en el pezón. La mejor prevención es una lactancia materna eficaz, a demanda, con un enganche adecuado y una buena succión, tratando los signos precoces  de los factores causales de mastitis como el vaciado inadecuado, estancamiento de leche en el conducto o dolor en el pezón.

– ¿Hay alguna manera de prevenir los cólicos del lactante?

Es difícil prevenirlos, sobre todo porque a día de hoy se desconoce su causa. En el caso de cólicos ligeros, hay algunos trucos como eliminar de la dieta materna las proteínas de la leche y los masajes en el tránsito intestinal del bebé. En casos de cólicos más agudos, existen fisioterapeutas especializados en cólicos del lactante que utilizan técnicas que facilitan la desaparición de los cólicos en unas semanas.

Para las que os hayáis quedado con ganas de más, podéis preguntarles a ellas directamente a través de su Twitter o Facebook. Ya sabéis que Susana y Rita son las fundadoras de Cummater: preparación al parto, atención a domicilio durante el postparto y consultas de lactancia.

¡FELIZ MIÉRCOLES!

    • Un post super interesante, le voy a recomendar la lectura a mi cuñada que está embarazada porque a mi me pasó que al ser primeriza muchas cosas de éstas no las sabes ni tampoco te las explican.

    • ksandra
      07/08/14

      Muchas gracias por una info tan concreta y útil. Mi mejor amiga va a tener un bebé en unas semanas y se vuelve loca buscando cosas como esta en Internet.
      “Pa” favoritos que va, jejeje

    • Muy completa toda la información , cuando eres primeriza y no sabes la mayoría de las cosas , toda la información es poca.