Arnidol: siete letras mágicas

Yo siempre había querido una niña. En mi mente pre madre me imaginaba poniéndole vestiditos (no ñoños, por supuesto), zapatitos, gorros, pendientes, bolsitos… Todas esas cosas con las que martirizamos a las niñas. Y por fin, llegó. Martina es una niña, sí, pero no una de esas que yo me había imaginado; me explico: los gorros se los quita de un manotazo, le encanta tirarse en el sofá a lo Hulk Hogan, en la piscina se lanza al agua como si estuviera poseída y en la guarde ya nos han “leído la cartilla” más de una vez por sus mordiscos. En fin, que me ha salido una niña más bruta que las alpargatas de Algarrobo.
Habitación de Martina

Su primer chichón serio se lo hizo con 14 meses (ahora tiene cerca de 18). En la guardería nos dijeron que se había tropezado «porque no para» (su apodo allí es “locatis”). Cuando la recogí, la profesora me comentó que le habían dado Arnidol. «¿Arni qué?» Pregunté yo. Y entonces ella me hizo un inventario express de las bondades de esta barrita que sirve para aliviar los golpes. Me apunté el nombre y en la primera farmacia que me encontré en el camino lo compré.

En casa Martina también se ha pegado unos buenos trastazos. En el top tres está la vez en la que se subió a su sillita para luego aterrizar en el suelo medio espachurrada; otra en la que se resbaló y se dio en la barbilla con la mesa de cristal del salón; y aquella en la que se subió a un tobogán pequeño ella sola (¡para qué esperarnos!), se desniveló y se cayó de espaldas. En estas tres ocasiones tiré de Arnidol.

Flores de Árnica

Lo que más me gusta de esta barrita lila, que al untarla queda como seca, es que es 100% natural (proviene de las plantas Árnica montana y Harpagofito), así que es casi como si le estuviera dando un ungüento casero. Supongo que en las guarderías lo utilizan porque sus propiedades desinflamatorias y analgésicas son casi instantáneas, así que los niños se sienten aliviados enseguida y, además, se evita que salgan hematomas. Su formato es tan práctico que puedes llevarlo en su mochilita e, incluso, en tu propio bolso, sin preocuparte de que se te embadurne de líquidos pegajosos. Muy apañaíco, vamos.

 

El Arnidol se ha convertido en un “must” del botiquín de Martina

Desde que lo he descubierto, el Arnidol se ha convertido en un “must” del botiquín de Martina (hace unos meses decidí crear uno solo para ella porque el nuestro es un caos), junto con el Apiretal y el Dalsy. Los tres magníficos. Siempre a mano para cuando surja una urgencia.

El Arnidol ya forma parte de su set de juguetes

A Martina le acabamos de comprar una cocinita de madera (nos dimos cuenta de que en el parque siempre roba los mismos juguetes: las vajillas de plástico) y parece que le gusta, aunque ya ha estado a punto de romper el horno de los manotazos que le pega. Viéndola me pregunto si no tendríamos que haberle comprado un par de Geyperman… Por cierto, el otro día leí que en febrero murió el inventor de estos juguetes. Mi sorpresa no la causó el hecho de que el pobre hombre hubiera muerto (tenía 94 años), sino comprobar que estos “muñecos de acción”, como los llamaban en los ’70, eran obra de este juguetero valenciano (no sé por qué pensaba que eran extranjeros). De hecho, el nombre de Geyper proviene del acrónimo de PERez (Antonio Perez Sánchez). Curioso, ¿eh?

    • Vir
      29/06/12

      Ay el Arnidol!! Menos mal q existe!! A mi m habló d él mi suegri,que es profe y…mágico del todo!
      El otro dia Pelayo,que también está en la fase “voy a jugar con el corazón de mis padres”…tropezó y se fue de cabeza contra el borde de la escalera! Tras los “aymadrededios”(pa dentro…por no asustarle) sacamos el arnidol y…un leve moratón!
      Yo,igual q tu…el arnidol no puede faltar en el neceser basico,jejeje.

    • Laura
      29/06/12

      Veo que Pelayo es la cuerda de Martina… ¡Qué peligro! Pues sí, sí, yo desde que lo descubrí, siempre tiro de él cuando Martina se cae y realmente está guay ver que es tan efectivo. Me gusta eso de que no gritéis como posesos cuando vuestro hijo se cae; yo aún tengo que trabajar este tema porque el grito me sale instintivamente y, claro, la pobre niña se asusta aún más… ¡Buen finde, Vir!

        • vir
          29/06/12

          Hombre… un grito ahogado, un buuuffffff o un ayayayayyyy…es inevitable!! Yo trato de ocultar mi vena “aspavientosa”…y, a veces, empiezo con la cantinela de “se va a dar..se va a dar… se va a daaaarrrr!!….zassss”. Luego lo que intentamos es que al consolarle no nos note nerviosos…Poco a poco!!
          Animo en esta fase!!…

    • Laura
      29/06/12

      Ah! vale, me dejas más tranquila viendo que tú también perteneces a mi club, el de las “aspavientosas”, como tú dices… Yo siempre pienso que esta etapa de ahora es mucho mejor que la que nos tocará vivir cuando sean adolescentes y empiecen con la edad del pavo (¡¡qué pereza!), así que tampoco me parece tan mala. :)

    • Olga
      29/06/12

      Bueno Laurita, esto no ha hecho más que empezar, luego viene la fase bici, patines, patinetes…. ahí tendrás que incluir en el kit básico el Betadine+tiritas, fundamental en toda casa que se precie, además del stick anti-mostquitos, que ha sido mi última adquisión. Yo también tengo una brutildita en casa y lo último ha sido una brecha en la barbilla con el patinete, carreras al centro de salud más cercano, donde le pusieron “pegamento biológico”… vamos como el superglu pero para humanos (esa fue la explicación de que dieron) y hala, ni puntos, ni cicatriz ni nada….. cómo avanza la ciencia…..

    • Laura
      29/06/12

      ¿Pegamento biológico? ¡¡Me dejas loca!! Uf, estoy viendo que Martina no es la única brutita por estos lares… Miedo me da comprarle cosas como patinetes… Y bici ya, ni te cuento. Las tiritas ya las tengo, pero el Betadine la verdad es que no. ¡¡Buena idea!!

    • Esposa
      29/06/12

      Es alucinante los porrazos que se pegan y lo poco que se hacen. Si nosotros nos cayeramos como se caen ellos cuando van corriendo, necesitaríamos tres barras de arnidol y dos nolotiles!!!

      Buen día.

        • Laura
          29/06/12

          Je, je, je. Tienes razón. Cuando Martina era un bebé se cayó de la hamaca, directa al suelo. Pensé que se había roto la cabeza. Me flojearon las piernas y todo. La cogí y vi que no se había hecho NADA. La Naturaleza es sabia.

    • vaninasblogv
      29/06/12

      Yo también lo uso, sobre todo en su etapa de aprender a caminar, y en la de correr, siempre en el bolso, me ha salvado más de una vez.
      Ahora reconozco que a veces, se me olvida, pero siempre en mi mente, que está en una etapa en la que le está experimentando con el tema escalar, y no debo relajarme..
      Desde luego 100% recomendable.
      PD: La realidad no siempre es igual a lo que soñamos, aunque nos den lo que queríamos, :)

        • Laura
          29/06/12

          ¡¡Totalmente de acuerdo!! Yo tenía mitificada la lactancia. Cuando veía a alguna madre dándole el pecho a su hijo, pensaba que era lo más bonito del mundo y luego mi experiencia personal fue muuuuy distinta. Por eso, es mejor no tener demasiadas expectativas (en plan budista), pero claro, eso es tan difícil… Por cierto, ¿has estrenado ya tu peazo vestido?

    • Ursula
      29/06/12

      Para mí el Arnidol es mágico. No sólo por las propiedades “químicas” o “farmacéuticas” que tiene (¡Y ES NATURAL!), si no también por el efecto psicológico. Mi hija de tres años sabe, cada vez que saco el Arnidol, que estoy haciendo algo para ayudar a que dolor pase y que estoy preocupándome porque esté bien. Tiene el efecto psicológico del beso. Saber que su mamá se hace cargo y se preocupa por ella. ¡Alivio total! Ahora ella ha aprendido a “auto-consolarse”, y cuando se da un golpe va al baño y busca su “cremita” que pone encima de cualquier mínimo golpe o herida. ¡Es genial!
      Besos!

        • Laura
          29/06/12

          Sí, sí, absolutamente!! A Martina le pasa igual. Simplemente ve la barrita de Arnidol y ya se medio tranquiliza. Si por algo en su publicidad dicen que es mágico…

            • Cruz
              30/06/12

              Pues yo también tengo la barrita porque nos la recomendó la pediatra, pero todavía no he tenido que usarla. Aunque creo que el momento llegará pronto… Besitos

    • Qué mona por favor!!! Me lo apunto en la lista de imprescindibles… La nsn es una brutota también… Así que creo que ya mismo probaré su magia jaja. Gracias por el consejo! Y tranquila que aunque sean unas brutas, se tiren del vestido y no quieran un lazo atado ni muertas, podemos seguir torturándolas jeje.
      Un besote!!!

        • Laura
          29/06/12

          ¡Muchas gracias, Laura! Sí, sí, yo sigo torturándola con complementos varios; desde horquillitas para el pelo hasta bañadores con lazos… ¡Por intentarlo que no quede!

    • Mamukis
      01/07/12

      Va de maravilla! A mi peque se le inquistan todas las vacunas, le pongo un poquito despues de cada pinchada y zas! Ni rastro de bultito ni de dolor.

        • Laura
          10/07/12

          Anda, mira, pues yo para eso no lo había utilizado. El día 16 tiene la revisión de los 18 meses (¡¡la última!!), así que lo probaré. ¡Gracias!

    • Arlette
      02/07/12

      ja ja ja , me he reído muchísimo!!!!! hoy mismo lo compro!!!

        • Laura
          10/07/12

          Alejandro es más tranqui, pero a Rodrigo, que es igual de inquieto que Martina (o eso parece, al menos) seguro que le viene bien… :)

    • Petit
      03/07/12

      Yo también descubrí Arnidol en la guarde y ya no me separo de él. YY pensar que cuando me lo dijeron pensé que era una tontería, el típico producto “que no hace nada”…. Cuando al día siguiente el chichón había desaparecido, no me lo podía creer.

        • Laura
          10/07/12

          Es lo bueno de los productos naturales; ¡¡que funcionan!! Lo mismo pasa con la planta del aloe vera. Es como magia.

    • Niebla
      10/07/12

      Pues habrá que comprar Arnidol, no? Porque yo uso una pomada para golpes pero es pringosa y huele fatal……

    • Laura
      10/07/12

      ¡Cómpratelo! Ya te digo que otra de las cosas buenas del Arnidol es que no manda porque es una barrita compacta. ¡Súper práctica!

    • mamanatas
      17/07/12

      Me he perdido con lo del acrónimo… Gey-PER, per de Pérez y Gey?? GE es de algo y entonces lo unen con la ‘y’, GE y PER?? bueno, que desvarío, jijiji

      Yo también lo uso, no sé si en realidad funciona o no físicamente pero psicológicamente les va genial: en cuanto se lo vas a untar dejan de llorar; y después llega la fase en la que se lo ponen ellos mismos, qué graciosos son, jejeej

      A mí lo que me pasa a veces es que suelo llevarlo, pero justo el día que se da el porrazo he cambiado la bolsa, mochila o lo que sea y no lo llevo; no será la primera vez que alguna madre desconocida del parque me lo presta para untárselo al guaje… imperfecta que es una!! ;)

        • Mónica
          09/07/15

          Hola! Pues precisamente hoy he leído entre los ingredientes del arnidol (que yo llevo 5 años usando y me ha venido genial) que contiene 5 parabenos! Hoy en día se está evitando prohibiendo este tipo de componentes por posibles agentes cancerígenos, no? Realmente me ha alarmado que no sea tan natural como lo venden.
          Lo que sí que me ha recomendado el pediatra el dejar de usar el betadine y desinfectantes yodados , y en su lugar la cristalmina (el clori. .nosequé) a ser posible en spray.
          Por supuesto desterrado el alcohol y el agua oxigenada, que pasaron a otra época y retrasaban la cicatrización.
          Espero haberos ayudado con mi experiencia en urgencias jeje