Berlín, a vista de carrito

Viajar al extranjero es un placer que tenía olvidado desde que en 2008 fuimos a Japón con unos amigos. Durante el embarazo nos movimos por territorio patrio y las escapadas con Martina también se han limitado a España (Alicante, Asturias, Barcelona, Málaga y Fuerteventura). El mono por hacer las maletas y largarnos fuera era imparable, así que en Semana Santa por fin cumplimos nuestro sueño. Destino elegido: Berlín.

Como ya teníamos experiencia en vuelo con Martina, esta vez planeamos con detalle nuestra estancia en el avión (3 horas a la ida y 2 horas y media a la vuelta): elegimos la penúltima fila (la última no suele disponer de mascarilla de oxígeno para niños) porque tenemos comprobado que en la parte trasera molestamos menos, en caso de que a Martina le entre el lloro desconsolado previo al sueño, y también porque tenemos cerca el baño (para cambiarla y para entretenerla; no sabéis lo que da de sí la máquina expendedora de papel, el grifo del agua…). Además, si necesitamos alguna cosilla del personal de vuelo, los tenemos muy a mano.

 

Para nosotros el tipo de alojamiento más cómodo es un apartahotel (con cocina para hacer purés o calentar biberones y con las comodidades propias de un hotel). En este caso, elegimos Mitte, el barrio más céntrico de Berlín, al lado de Alexanderplatz (sitio mítico del Berlín Oriental, elegido por medio millón de berlineses para protestar contra el gobierno comunista el 4 de noviembre de 1989, cinco días antes de que cayera el Muro) y la Isla de los Museos (el de Pérgamo es más que recomendable).

Viajar con Martina ha sido mucho más fácil de lo que imaginaba. Y gran parte se lo debemos a Berlín y sus habitantes (no digo berlineses porque la mitad de su población no es de allí). Berlín es una ciudad muy cómoda para ir con niños (babyfriendly, como diría mi compi de blog) porque es muy llana (ideal para ir en bici), sus aceras son inmensas y nunca hay masificación de gente, ni siquiera en los sitios más turísticos (tiene la misma superficie que Nueva York y no alcanza los 4 millones de habitantes).

Además, los berlineses son la mar de prácticos (quizás esto ha contribuido al “milagro alemán” que los ha convertido en la locomotora de Europa) y eso ayuda mucho cuando viajas con niños: en muchos restaurantes disponen de microondas especiales para que tú mismo calientes la comida de tu hijo, los parques tienen toda clase de facilidades (incluidos pequeños zoos para niños en algunos de ellos) y los cuartos de baño para bebés de los centros comerciales son una pasada. Además, están tan acostumbrados a viajar con sus peazo bicis en el metro y en el tranvía que cuando entras tú con el carrito ni te miran; eso sí, si necesitas ayuda, ahí están para echarte una mano.

Hablando del “milagro alemán”, os recomiendo el programa “Reforma a la alemana” de Salvados (La Sexta) del día 26 de febrero (www.lasexta.com/lasextaon/salvados). Después de verlo, entenderéis mejor por qué su tasa de paro no llega al 7% y la nuestra está cerca del 24%.

En mi primera visita a Berlín (en 2005) aprovechamos para ver la ciudad de punta a punta. En esta última hemos tenido que aflojar un poco el ritmo, hemos paseado más por parques y barrios menos conocidos y, sobre todo, hemos parado mucho más (las paradas técnicas que requiere una niña de 14 meses). En nuestro viaje de 2005 dedicamos una mañana entera al Museo de Pérgamo (espectacular) y en el de esta Semana Santa nos hemos tirado medio día en el zoo. Pero los dos los disfrutamos al máximo y si hay una clara diferencia entre ambos es que tras este viaje con Martina (su primera salida internacional) no he tenido esa sensación de que mi vida es monótona, insulsa y pobre que siempre me acompañaba a la vuelta de cada viaje; un sentimiento que solo me duraba dos o tres días pero que me revolvía lo suficiente para que me llegara a plantear pequeños cambios en mi vida (como cuando una novela o una película consigue despertar ese lado dormido que todos llevamos dentro). Pues esta vez no he tenido esa sensación y supongo que será porque Martina me llena tanto que mi vida ya no la percibo como monótona, insulsa o pobre; ni siquiera dos o tres días.

 

    • vaninasblog
      12/04/12

      Qué ganas de ir a Berlin, es uno de mis destinos pendientes, y en este caso, ambos papás estamos de acuerdo, no sabíamos si escaparnos solos o ir con tenedor, después de este post, creo que podemos ir todos juntos y disfrutar del viaje, gracias!

        • Laura
          12/04/12

          Claro que sí, animaos porque Berlín es genial para ir con niños. Si finalmente vais, dímelo porque tengo un hermano que ahora vive allí y me informa de cositas interesantes…

            • vaninasblog
              13/04/12

              Hecho, si este verano cae, te aviso y me cuentas algún secretito de Berlin.
              Besos

    • paparracho
      12/04/12

      Berlín es una de nuestras ciudades favoritas. Interesantísimo y con muchas cosas para ver y hacer. Buena elección como primer destino con peques. Lo suyo hubiera sido encontrar una bici con sillita para alquilar porque la mejor manera de moverse por esta ciudad es esa!

        • Laura
          12/04/12

          Sí, de hecho lo miramos (cuestan 12 euros/día), pero tanto Michel como yo somos un poco torpes con los pedales y no queríamos montar el espectáculo…Ya me lo imagino: “Dos españoles provocan un atasco monumental en Unter den Linden que ha provocado 12 km de retenciones…”

    • Me encanta tu entrada. Yo aún no conozco Berlín y estoy deseando hacerlo. Gracias por compartir el destino. Me alegro mucho que lo hayáis disfrutado tanto! (yo también acabo de llegar del frío alemán, aunque en mi caso hemos estado en una zona rural menos conocida). Muy buenas tus recomendaciones!

        • Laura
          12/04/12

          Pues cuenta, cuenta, que a nosotros todo lo rural nos tira mucho.

    • zavilar
      12/04/12

      Me muero de la envidia. Ojalá algún día pueda volver a Berlín, ahora con mi peque. E una ciudad especial, bella y que vale la pena visitar una y otra vez. Que rico que la pasaron tan bien.

        • Laura
          12/04/12

          Pues nada mujer, pillaos una buena oferta de easyJet (lo único malo es que los vuelos salen prontísimo por la mañana y yendo con niños es una faena) y rumbo a Berlín! Nosotros optamos por Iberia porque teníamos un montón de puntos acumulados, pero la diferencia de precios es considerable, la verdad.

    • ladymajan
      12/04/12

      La tengo en asuntos pendientes, y me acabas de animar para irnos los tres!

        • Cruz
          12/04/12

          A mí también me han dado ganas de ir comprando los billetes. Además solo he estado una vez y fue en plena ola de frío así que casi no pude ver nada, literalmente.

            • Laura
              12/04/12

              Dicen que la mejor época para ir es mayo-junio porque el clima es moderado. En invierno, lógicamente, hace un frío que pela (y encima es una ciudad con viento, así que la sensación térmica es incluso más baja) y en verano hace calor y húmedo (porque lo atraviesa el río Spree). Abril es de locos porque te puede llover, nevar y hacer sol el mismo día.

        • Laura
          12/04/12

          Pues si finalmente os vais, dímelo porque nuestro apartahotel es muy muy recomendable. Y, además, te enseñaría truquillos con el transporte público para ahorrarte unos euros (mi hermano, que vive ahora allí nos aleccionó bien sobre este tema).

            • Yo también lo tengo como pendiente. El año pasado iba a ir embarazada a la boda de unos amigos y al final, con billetes y todo, nos quedamos en tierra… Que pena… Pero cuando sea más grande la NSN me animo y con tu post de guía! Gracias por compartirlo ;)

            • Laura dime el nombre del apart este que iremos en octubre y me gustaria ya hacer ha reserva
              besos

    • Arlette
      12/04/12

      Qué bien!!! Marti ya es internacional !!!! cuando hagamos esa escapada ya os pediremos consejos. Nosotros hace mucho que no viajamos con los niños, pero con 1 año uno y el otro con 2 y medio fuimos a Santo Domingo, y se lo pasaron en grande, 8 horasas de vuelo, pero al final el Todo Incluido es perfecto para ellos, piscina, mar, comida a tuti plein, show infantil por la noche, pelícanos y tortuguitas por el hotel. Precauciones? las de los adultos: agua embotellada y potitos para los menores de dos años. Creo que a veces nos agobiamos más de pensar lo que puede ser que lo que realmente es al final. Muy bien chicos, a segurir viajando con Marti !!!

        • Laura
          13/04/12

          ¡¡¡Qué valiente!!! Yo no vuelo con Martina 8 horas ni aunque me regalen el billete…La jodía, cuando no duerme, no para!! Lo que más palo me da son las miraditas asesinas de los pobres a los que ha despertado de sus dulces sueños…

    • lucía
      12/04/12

      Las fotos son buenísimas,. me encantan pero sobre todo lo que más me gusta es la frase de que “Martina te llena ltanto a vida”. Apuntaremos Berlín para ir….a partir del año que viene….

        • Laura
          13/04/12

          Apuntadlo porque merece la pena. Y ya verás como a vosotros os pasa igual con vuestro churumbel. Dan guerra, pero te llenan por completo.

    • Golosi
      13/04/12

      Vaya, estuvimos mirándolo para hace dos navidades, bueno, para el puente de diciembre, por el ambiente navideño que hay por allí, q nos mola, pero lo dejamos estar sobre todo por el tema frío y fuimos a Francia. Tengo pendiente Alemania (ya la mayor parte de Europa, jeje), pero lo que me tira hacia atrás es el idioma.
      Lo de viajar con niños se simplifica mucho si te lo tomas como toca y como lo que es. Y cuanto más pequeños más “fácil” se hace el viaje. No me planteo viajar sin los niños, no tengo esa necesidad, aunque quizá algún día me surja, no sé.
      Me alegra que hayáis disfrutado el viaje.

    • desmadreando
      15/04/12

      Que curioso el tip de ir hasta atrás en el avión. He viajado con mi pequeña bestia a Madrid-Dallas-Houston-Mexico o sea algunas horitas y lo mio fue mas ir hasta adelante mas espacio para mi, todas las cositas y poder soltar un poco a la loca pa que camine. Si de poder se puede ir con niños lo único es que dejan de ser vacaciones jajajaja :) es tres veces más agotador pero bueno es eso o perderse la oportunidad…. :)

    • ¡Valiente! Lo cierto es que yo con el niño a día de hoy me atrevería a lo que fuera (de hecho le meto en todas partes y el pobre está curado de espanto), pero con dos… uff, mira que yo soy “echá p’alante” pero sinceramente de momento no lo veo claro. Sólo los Saturday Morning Plans me dejan k.o muchas veces, y eso que no salimos de Madrid. Yo había desterrado los viajes de mi agenda en un futuro próximo, SIN EMBARGO, esta semana santa, mi suegra recién jubilada, se ha ofrecido para quedarse con los dos cuando queramos. Ya le advertí de que pensaba tomarle la palabra en cuanto la pequeña crezca un poquito.
      Berlín fue uno de los viajes que más hemos disfrutado mi marido y yo. Rompí literalmente unas zapatillas de tanto patear esa ciudad planita… jajaja. Saludos! :)

    • Una vez que tienes niños, los viajes ya no son lo mismo, si te vas con ellos porque el ritmo baja muchísismo, a la par que tu cansancio aumenta tb mucho más. Y si los dejas en tierra porque no paras de echarles de menos, y tienes la extraña sensación de dejarte una mitad de tu cuerpo en casa. Me ha gustado mucho tu reflexión final, cuando tienes un hijo tu vida deja de ser monótona, aburrida, e insulsa, ellos lo llenan TODO!!!

    • Carla
      10/06/12

      Sigo tu blog desde hace muy poco y ya me he releído casi todas las entradas!! Tengo un bebe de 8 meses y en julio iremos 5 días a Berlín! Nos hemos animado a raíz de tu entrada, primera vez de avión además, qué nervios!! Me podrías recomendar el apartahotel al que fuisteis? Cualquier consejo será de agradecer!
      Mil gracias de antemano y enhorabuena por el blog!!

        • Laura
          10/06/12

          ¡Muchas gracias Carla!
          Déjame tu mail y te lo paso :)

            • Carla
              11/06/12

              Gracias!!! Te lo he enviado al general! ;)

    • David
      11/01/13

      Hola Laura. Buscando información sobre desplazarse en bici por berlín encontre esta entrada. El Domingo 20 nos vamos a Berlín 4 amigos, mi novia y mi hija de un año y dos meses. A mi me gustaría desplazarme en bici porque te da más libertad y menos estrés. El miedo es que por las temperaturas me ha dicho un amigo que es un poco peligroso porque puede haber placas de hielo. Seguramente al final terminaremos cogiendo una welcomecard. Un saludo.

        • Laura
          12/01/13

          Mi hermano vive en Berlín y me consta que ahora mismo hace bastante frío y con nieve cada dos por tres, así que quizás no sea la mejor opción hacer turismo en bici (por el hielo y por el frío en sí). Nosotros nos movimos estupendamente en metro y en tren ligero. ¡¡Espero que lo paséis genial!!

    • Emilio
      30/03/13

      Hola, mi nombre es Emilio, y me he sentido identificadisimo contigo, tengo mono de viajar y mi mujer más. Esta sería nuestra primera salida internacional con nuestras mellizas que en mayo cumplen 2 ańos. Viajaríamos en el puente de mayo aunque los precios son bastante caros. El apartahotel del qué habláis ¿es vuestro, lo alquiláis? En fin necesitamos algo de ayuda por favor porque atreverse a viajar con dos mellizas es tela. Gracias anticipadas. Saludos

        • Laura
          01/04/13

          ¡Hola Emilio!

          Me parece genial que hayáis elegido Berlín como vuestra primera escapada con las niñas (¡¡mellizas ni más ni menos!!). El apartahotel lo reservamos (no es nuestro). No es barato, pero merece mucho la pena porque está genial y muy bien situado (al lado de Alexanderplatz y también súper cerca de la Isla de los Museos; de hecho nosotros fuimos andando hasta allí e incluso hasta la Puerta de Brandenburgo). Se llaman Adina Apartment Hotel Berlín. Lo reservamos por Booking. Como tiene cocina, hacíamos el desayuno y la cena ahí (hay un Bio Company, franquicia de comida orgánica al lado). Como comentaba en el post, Berlín es una ciudad muy baby friendly. Te doy ideas:
          Zoo + tarde de terracita. El zoo es enorme, así que pasamos casi todo el día. Otra día fuimos andando desde nuestro apartahotel hasta el Reichtag (cúpula acristalada de Norman Foster), pasando por la isla de los museos (os recomiendo el Museo de Pérgamo, es una maravilla, nosotros no entramos esta vez porque ya lo conocíamos, pero me dijeron que si vas con carrito y niño, te dejan pasar primero) y la Puerta de Brandenburgo. Una tarde en el Tiergarten (no sé si se escribe así). Su parque del Retiro. Al lado de Brandenburgo. Barrio de Kreuzberg (está muy de moda). Es un estilo Chueca… Tiendecitas con encanto, sitios chulis. Alexanderplatz (donde antiguamente se reunían los comunistas). Check Point Charlie (está plagado de turistas, pero todo el mundo va allí si visita Berlín. Es el punto donde se dividía Berlín tras la 2ª Guerra Mundial). Lo que queda del Muro de Berlín (nosotros pasamos de ir en esta visita porque está muy lejos y en una zona un poco chunga). Postdarmeplatz (no sé si se escribe así). Zona muy animada, llena de cafés, restaurantes y un museo del cine muy chulo. Y te recomiendo muuuucho Postdam y Dresde (nosotros fuimos a ambas en tren).
          En Berlín se alquilan bicis (con silla para niños también) por unos 12 euros/día. ¡¡¡Ya nos contarás qué tal tu viaje!!!

    • Ester
      08/07/13

      Laura, nos vamos el lunes 15!!! Todos los consejos viene bien!
      Estamos mirando apartamento por Prenzlauer berg….oye, se necesita algo mas que ellibro de familia?

        • Laura
          08/07/13

          ¡Qué bien! Ya verás cómo os lo pasáis genial. Nosotros llevamos el DNI de Martina, pero en easyJet no nos lo pidieron, pero eso depende de la compañía. Normalmente el libro de familia es suficiente, pero infórmate, por si acaso, en la compañía con la que vueles. Y seguro que pasáis calor :)

    • En que hotel han estado en Alejandre Platz?

        • Laura
          14/07/13

          Era un apartahotel: Adina Apartment Hotel Berlín (lo reservamos a través de Booking): céntrico, nuevo y moderno y con spa.

    • Natalia
      22/07/13

      Buenas tardes laura me ha encantado tu entrada, la proxima semana viajaremos con nuestra hija tambien Martina ;) a Berlin ella tendrá entonces 7 meses y lo que más nos preocupaba es el tema de la alimentación. poder calentar los potitos, el agua para el bibi. Poder usar el transporte público , en general movernos con el cochecito. Muchas gracias por tus consejos, nos recomiendas algún lugar para comer barato y medios de transporte más recomendables y económicos para la niña. Gracias.

        • Laura
          22/07/13

          ¡Hola Natalia! En Berlín la mayoría de los sitios tienen un microondas para que tú misma le calientes la comida y si no, se lo pides sin problema al camarero. Están acostumbrados. Nosotros nos movimos en metro y andando. Por supuesto, a Dresde y Postdam fuimos en tren. Sobre sitios de comer, no me acuerdo porque fuimos hace más de un año, pero en general los sitios me parecieron más baratos que en Madrid. Nosotros veíamos el menú desde fuera y si nos interesaba, entrábamos. Ya verás como lo pasáis genial. Berlín es una ciudad increíble y muy cómoda para ir con niños, así que ¡¡a disfrutad!!