Cómo hacer unas rodilleras “handmade” y “lowcost”

 

Olivia está en fase “gateadora de fondo”. Corre que se las pela y quiere estar todo el rato en el suelo. De vez en cuando se pone de pie y si la coges de las manos da pasitos. Hasta hace unas semanas, no había problema porque iba con pantalón largo, pero ahora… con el calor…

¡Necesitaba unas rodilleras para gatear!

Soy una fan de Twitter desde que lo conocí. Y eso que al principio no entendía nada. Me tuve que hacer una cuenta para saber de qué hablaba cuando escribía noticias sobre los inicios de esta red de microblogging. Casi nadie en España lo utilizaba y solo seguía a marcas que empezaban a hacer pequeñas acciones en ella. Un año después empecé a usarla de manera intensiva y… hasta ahora. Desde que soy madre y bloguera, el pajarito azul me ha sacado de varios apuros. Solo hace falta preguntar… y en un pispás tienes respuestas de varias madres.

Hace unos días pregunté en Twitter dónde podía comprar estas rodilleras para que Olivia gateara sin dejarse la piel en el parqué. Unas cuantas tuiteras me dieron la dirección de varias tiendas online, pero no me decidía por ninguna.

El apaño de mi madre

El caso es que mi madre ni corta ni perezosa hizo un apaño que quedó así de chulo y que nos ha sacado del apuro, porque en realidad esta fase de gateo veraniego no va a durar mucho (espero que empiece a andar en breve, ya se pone sola y camina de la mano). Solo son necesarios unos calcetines de adulto (si son de colorines, mejor) y unas tijeras. Es importante que la parte de la goma del calcetín se ponga en el muslo del gateador porque se sujeta mejor.

El vestido de Catimini, en su diseño original

Otra versión de las rodilleras “handmade” se puede hacer con las mangas largas de los vestidos. Este invierno mi suegra le regaló a Olivia un vestido de Catimini (marca requetemona pero que vale un congo).Ella, que es muy apañada con el hilo y la aguja, vio enseguida una ventaja al vestido, que traía dos mangas, una corta y otra larga, debajo: “Cuando haga calor, me traes el vestido y le quitamos las mangas”. Dicho y hecho. El último fin de semana tocaba comer en su casa y ahí tenía yo el vestido arreglado de Olivia con sus mangas sobrantes, que las hemos utilizado como otras rodilleras.

Rodilleras hechas con las mangas del vestido

Incluso alguna bloguera como la de Me gusta mi barrio también se han rendido a la moda de las rodilleras “handmade” y “lowcost” y me ha mandado su propia creación. La bloguera del caos también ha hecho pública su adhesión a esta tendencia y ha prometido foto.

Rodilleras hechas por Noemí, de Me gusta mi barrio

 ¿Qué os parecen las rodilleras de las madres y abuelas “apañás”?

 

Siguiente >>

<< Anterior