Cómo se conocieron los abuelos maternos de Olivia

 

Como esta semana se celebra San Valentín, hemos preparado tres posts dedicados a Olivia y Martina, para que cuando sean un poco más mayores puedan leer las historias de cómo se conocieron sus abuelos.

Esta serie comienza con la historia de cómo se conocieron los abuelos maternos de Olivia, o sea, mis padres. Reconozco que he disfrutado escribiendo este relato, del que sabía parte, y para el que he entrevistado a mis padres, haciéndoles rememorar aquel día gracias al cual hoy Olivia lleva sus apellidos.

Mis padres se conocieron en una emisora de radio, en concreto en Radio Madrid, en los famosos estudios de Gran Vía 32. Tenían 15 años y acudían con sus amigos al programa “Disco Club de Baile”, que entonces presentaba Joaquín Prat. Lo habitual era que un grupo o un cantante fuera de invitado a cantar en directo. El público, la mayoría adolescentes, habían reservado su entrada previamente, y acababan bailando en el escenario. “Aquel día, el 1 de diciembre de 1963, tocaban Los Flaps”, recuerda mi padre, que ya tocaba la guitarra en esa época.

A mi madre tampoco se le ha olvidado la fecha: “Era el 1 de diciembre de 1963 y llovía a mares”. Y cuenta que estuvo a punto de no ir porque su mejor amiga no podía, pero al final se animó porque iban varias del barrio. “Cuando llegamos, tu padre y sus amigos estaban sentados en la segunda fila y nosotras nos sentamos en la primera. El primero que me sacó a bailar no fue tu padre, sino uno de sus amigos”.

Allí bailaban el twist y el madison (reconozco que no había oído hablar de este baile, pero he mirado en la Wikipedia y dicen que es un baile de moda de finales de los 50 y de los 60 que se bailaba en fila, no en pareja). “Era como un guateque pero en un estudio de radio”, me explica mi madre.

Después del programa, las dos pandillas decidieron irse a tomar algo a una cafetería cercana, aunque les fue difícil encontrar una en la que cupieran 17 chavales. Acabaron en una cerca de Sol, que todavía existe, El Café de la Suiza, donde se sentaron cada uno en un extremo. Como mi madre se había mojado el pelo por la lluvia, entró al baño y se dejó el pelo suelto (lo llevaba en moño). Al salir, oyó que mi padre estaba preguntando por ella. Según mi padre, se fijó en mi madre “porque era la más guapa”. “Yo también era el más guapo por eso fui a por ella”, presume.

A partir de ese día, mis padres siguieron viéndose en pandilla, sobre todo en guateques, y no fue hasta un año después cuando se dieron la mano por primera vez. “Eran otros tiempos y nosotros éramos unos críos”, apunta mi madre. Se casaron en 1971 y nos tuvieron a mi hermano y a mí años después.

En este blog ya he hablado de mi madre en el post “La abuela de Olivia” y de mi padre, en “Córtame el pelo, abuelo“.

¿Cómo se conocieron vuestros padres? Nos encantaría que nos lo contárhttps://web.archive.org/web/20130804175656/http://entremadres.wordpress.com/2012/03/12/el-abuelo-peluquero/ais en los comentarios.

 

Siguiente >>

<< Anterior