Cómo ser emocionalmente inteligente

Con grandes dosis de simpatía y muchas tablas, esta profesional comenzó reconociendo que a ella la inteligencia emocional le “cambió la vida” y que “la mayoría de las consultas de los psicólogos está llena de gente que no tiene patologías ni problemas mentales sino que no tienen educación emocional”.

Uno de los expertos en la materia, Robert Cooper, define a la IE como la capacidad de sentir, percibir, de entender; de controlar y de modificar las emociones propias y las ajenas.

 ¿Y quiénes son las personas emocionalmente inteligentes? Según nos contó Pilar Fernández, las que  tienen una actitud positiva, reconocen y controlan emociones y sentimientos, son empáticas, toman decisiones adecuadas, tienen motivación, ilusión e interés, tienen autoestima, saben dar y recibir y tienen valores.

Fernández puso un ejemplo muy claro de cómo gestionar nuestra inteligencia emocional. Llegas un día cansada del trabajo, abres la puerta de casa y ves a tu marido leyendo tan ricamente sin haber hecho algo en lo que os habíais puesto de acuerdo (no recuerdo el qué era, pero desde la cena a tender la ropa, es lo mismo). Imagino que la ira y la furia comienza a quemarte por dentro (de hecho la temperatura corporal suele subir en estos momentos) y sapos y culebras querrán salir por tu boca, ¿no? La IE nos enseña a manejar esos sentimientos y pensar dos veces antes de decir la típica frase cargada de mala leche (la llamada violencia verbal)  que no nos conducirá a nada más que a una discusión o cabreo. Decirlo de otra manera seguro que tendrá mejores consecuencias para todos.

Entre los retos del taller estaba no solo tratar de aplicarnos la teoría por nuestro bien, sino también por nuestros hijos. Ya que esta es una materia de la que los peques aprenden por imitación. Si nosotros actuamos con inteligencia emocional, ellos lo harán también.

La parte final del taller fue muy divertida, ya que pudimos asistir a una clase de clown de la mano de Julián Contreras, con la que aprendimos que el buen humor es básico para la felicidad. Fue ponernos la nariz de payaso y ¡todo se desató!

Aquí os dejo también un vídeo resumen de la jornada así como algunas declaraciones de las asistentes.

 

Siguiente >>

<< Anterior

    • Piezecitos
      19/02/15

      Pero que ideal! Ojala hubiera podido ir yo también a uno de estos encuentros! Me encanta todo esto de la IE!! Pienso que si todo la aplicaramos el mundo sería un lugar mejor!

        • Cruz
          19/02/15

          Ciertamente, hay mucho que investigar en este campo y aplicar en nuestras vidas para ser más felices y hacer más felices a los demás.