Dinópolis: diversión y divulgación por igual

A tres horas de Madrid, este parque conjuga diversión y divulgación. Además la ciudad de Teruel es una aliciente más para hacer el viaje. Podéis disfrutar de su bello centro histórico en una de las jornadas e incluso acercaros también a Albarracín, otro localidad merecedora de visita. Nosotros nos alojamos en un hotel bastante nuevo en el centro, aunque si vais en  verano una buena alternativas es el Parador (con piscina, aunque ya no está en el centro de la ciudad).

Una vez en Dinópolis (no hay problemas para aparcar y hay autobuses que dejan en la puerta),  lo primero es estudiar el mapa y los horarios (consejo: mejor llevar la entrada comprada). Así podremos elegir los espectáculos que más nos interesan, saber la frecuencia de los pases de las atracciones y hacernos una idea del recorrido que queremos hacer.  Aunque nosotros fuimos en agosto, había gente, pero no demasiada. Las colas son muy asumibles (nada que ver con los parques temáticos). Lo máximo que esperamos yo creo que fueron 15 o 20 minutos. Además del museo paleontológico, los peques podrán imaginarse cómo era el mundo de los dinosaurios a través de distintas atracciones y espectáculos (la mayor parte a cubierto, aunque también hay algunas al aire libre). Aun así no pudimos ver todos los espectáculos, pero sí nos montamos en todo (“Viaje en el tiempo” y “El último minuto” nos encantaron). Olivia tenía 4 años y como medía menos de 1’10 metros  no pudo entrar en el simulador 4D, ¡pero yo sí! Fue genial, como meterse en la peli de “Parque Jurásico”. De hecho a ella no se le olvida que no pudo entrar y está deseando llegar a esa altura parque volvamos y montarse.

De los espectáculos, me gustaría destacar “Cara a cara con un dinosaurio”, con una puesta en escena muy original, que nos sorprendió incluso a los mayores. Es cierto que aquí algún padre se tuvo que salir con algún niño muy pequeño, que se puso a llorar, porque hay algún susto (yo di un pequeño grito).

Todo el parque está pensado para niños (pequeños y más mayores) o sea que no hay problema de cambiadores, tronas y demás.  La comida es la típica de parques de atracciones y temáticos: bocadillos, hamburguesas, pizzas… pero bueno, luego en Teruel se puede aprovechar para cenar mucho mejor. Antes de salir, es imposible saltarse la tienda, un lugar en el que puedes pasarte fácilmente media hora. Nosotros compramos un cuento sobre el T-Rex y unos dinosaurios de goma.

Consejo: Si hasta ese momento tus peques no han tenido contacto alguno con el mundo de los dinosaurios, aprovecha para unos días antes a hacerle atractiva la visita viendo películas o series de esta temática.

 

    • Amparo
      19/04/16

      Hola Cruz, me ha hecho mucha gracia leer el post. Tengo una nena de 2 años que se llama Olivia, solemos veranear en benicassim desde hace ya bastantes agostos y a mediados de mayo vamos a conocer dinopolis,jejeje. Gracias por las fotos y los consejos!!!