Dos historias de piojos

 

La primera historia le pasó a una amiga, madre primeriza, de cuyo nombre no quiero acordarme… Se fue a la peluquería a cortarse y teñirse, tras dejar a su retoño felizmente con su madre. Una sesión en la pelu para ella es casi tan relajante como irse a un spa y más con los sillones de masajes que ahora te ponen mientras te lavan la cabeza. Ya con el pelo limpio, la pasan al sillón con la estilista, que comienza a desenredarle el cabello.

 

-Tienes un montón de pelo nuevo, ¿no?

-Sí, es que he dado a luz hace poco y después de que se me cayera un montón ahora por fin vuelve a salir…

Después de la enhorabuena y de las preguntas típicas, niño o niña y etcétera, vino la siguiente pregunta: “¿Y tienes alguno más mayor?” “Pues no, es la primera”. Hasta ahí todo normal. La alerta saltó con la siguiente pregunta: “¿Y trabajas en un colegio?” “No, ¿por?” Es que tienes… LIENDRES. Ahhhhhhhhh!!!!

Mi amiga casi da un salto en el sillón para salir corriendo de allí, muerta de la vergüenza. ¿De dónde habían salido los jodíos piojos? Y recordó que hacía un par de días había ido a casa de otra amiga con dos niñas pequeñas, una de ellas ya en edad escolar. “¿Habrá sido ella? Bueno, qué mas da, el caso es que ahora tengo que ir a la farmacia y comprarme los potingues”, pensó. Por supuesto, que a la hora de comprarlos dijo que eran para su hija. Se fue corriendo a casa de su madre con lágrimas en los ojos, donde se tuvo que hacer el tratamiento habitual en estos casos.

La segunda historia comienza en Twitter, donde me llamó la atención una cuenta por nombre @piojitosfuera. Mi curiosidad me hizo entrar en su perfil para descubrir que es un “centro especialista en la eliminación de piojos y liendres”, que se encuentra en Boadilla del Monte (Madrid).

Utilizan una tecnología llamada Lousebuster, basada en el aire caliente que no utiliza químicos, traída directamente de Estados Unidos. Según cuentan en su web, www.piojitosfuera, este método elimina la mayor parte de los piojos y las liendres mediante una deshidratación. El tratamiento tiene una duración aproximada de 2 horas (en varias fases), durante el cual el niño o el adulto, está tranquilamente sentado viendo una película o jugando a su vídeojuego favorito.

Piojitos Fuera no tiene los precios colgados en la web, pero les he preguntado vía mail y esto es lo que me han contestado: “Los precios varían en función de la longitud del pelo de la persona a tratar y también de los posibles descuentos de los que puedes beneficiarte.  Por ejemplo, el tratamiento de calor (desde media melena a pelo largo) con el descuento por hacerte fan desde nuestra página en Facebook, se quedaría en 57,60 euros (IVA incluido)”.

Buceando en la web he encontrado otra empresa que realiza los mismos servicios con la misma metodología. Está en el Paseo de la Habana 150, en Madrid. Se llama Head CleanersEl tratamiento cuesta 45 euros (tres fases: peinado-aspirado, procedimiento lendrera y repaso manual y tiene una duración aproximadamente 1 hora y 30 minutos. Por el desplazamiento a domicilio cobran 30 euros (solo Madrid capital). Tienen bonos con un año de duración y los puede utilizar indistintamente cualquier miembro de la familia: el de 3 tratamientos vale 120 euros y el de 5 tratamientos, 190 euros.

Así que si os da terror enfrentaros a los piojos vosotros solos, ya sabéis a quién acudir. Os dejo un consejo de una madre experta, con dos niñas ya de 11 y 9 años, además de estupenda bloguera: pasarles la liendrera (si es eléctrica, mejor) un par de veces a la semana. Mejor prevenir que curar, como decía el anuncio de Filvit. ¿Os acordáis?

 

<< Anterior