El 15J y el “mother blogger power”

 

Ya sabéis mi teoría de que esto del 15J no ha sido una fiesta sin más, sino la demostración de la fuerza que podemos tener las madres blogueras españolas, tal y como lo son en Estados Unidos. Estamos unidas y tenemos influencia, pero bueno… este rollo os lo dejo para otro post más racional. El de hoy tiene que ser más emocional, porque sigo flotando con mi chapa del 15J todavía puesta en la solapa (y en la cartera). He de reconocer que cuando me acosté el pasado viernes, no dejaba de ver a todas las blogueras con las que había charlado, bailado, reído, murmurado, cotilleado, gritado, abrazado…

Las entremadres, dispuestas a ser desvirtualizadas

Laura: “En el duermevela previo a la fase REM yo tuve varios flashazos…. Reconocí a un espontáneo corrillo desternillándose de risa con las ocurrencias de la madre del monillo (¡Al Club de la Comedia, ya!); a Natalia y a su amiga poniéndonos los pelillos de punta con su “Criaturas” y a la Sardinas haciéndole la cobra a un chavalín que osó acercarse a ella en el Larios Café. ¡Qué arte!”.

La chapa, en su aspecto original

Todo comenzó en Twitter con un acople en toda regla (“¿nos ajuntáis?”, pregunté yo cuando vi que Diana, alias @ladymajan y la reina del washitape, estaba también en el ajo). Mi primera sorpresa fue el cartel de la artista a la que ya hemos puesto nombre. Cada nuevo detalle era una nueva sorpresa. Casi uno al día, de las tres organizadoras o de las colaboradoras, que ha habido unas cuantas. Un placer haber descubierto el blog de Laura de Base Echo (cuando leí el post de los bañadores me di cuenta de que este año tengo que comprarme uno y desterrar los bikinis) y sus originales sorteos. En uno de ellos tuve el honor de quedar tercera con mi chapa al estilo washitape. Y como no me tocaba regalo, la organización tuvo el pedazo de detalle de regalarme un osito hecho por Tarsagurumi para Olivia.

La creadora del osito, Tarsagurumi, me hace entrega del regalo

14J

Con Beltzane, una chica estupenda y muy interesante, a la que le conté mi parto y postparto entre copa y copa

El día anterior algunas bloguer@s de Madrid estuvimos en la antesala del 15J (como dirían los malos periodistas) por cortesía de Madresfera, BabyDeli y NonaBox. Ese día desvirtualicé a Esther, de BabyTendence; a Raquel, de Mi mamá me mola y a , con las que me une mucho este mundo 2.0, a Eva Quevedo, la celebrity de las madres blogueras por excelencia (“yo fui la que ganó tu superconcurso de San Valentín”, le solté a bocajarro, como la inocente Baby de Dirty Dancing cargando con un par de melones frente al imponente Patrick Swayze); a Martina, de No sin mis hijos, que tiene un don para hacer flores (de gominola) y a la que me une una amiga en común. Por cierto, en el 15 J estaba preciosa con su flor en el pelo.

“Ganas tenía ya de conocer a la Quevedo… Gracias a ella (y a Cruz) empecé a acercarme al mundo bloguero, por el que sentía un cierto rechazo, he de confesar. Sus posts derrochan tan buen rollo que una siempre se queda con ganas de más y más. “La década insomne” es para enmarcarlo. Y lo mejor de  todo es que ella es un sol de mujer; ni siquiera podemos criticarla arpíamente por ir de celebrity, ¡no! La jodía, encima, tiene que ser simpática y guasona. Ainssss”.

Volví a ver a la profe del washi tape, Diana; a la pareja más moderna de la blogosfera, Paparacho y Mamanatas; a la superwoman Mónica, de Madresfera (con su pequeñín de 13 días encima, qué tierno); y Noemí, de Me gusta mi barrio, a la que le di un enorme abrazo, porque yo con esta chica tengo flechazo total.

Las entremadres, la de Blog de Madre, la de Desaforando y Paparracho y Mamanatas

“Olé, olé, olé y olé. Uno por cada uno de ellos. ¿Qué decir de Diana? Pues que es el ejemplo de que el que lucha por algo, al final lo consigue (a la vista está con su proyecto de Lanoa Handmade y sus recomendadísimos talleres); Nacho y Laura son una pareja 10, de esas que se complementan a la perfección y encima se desviven por su guaje (me encanta vuestro trío, chicos); el calificativo de superwoman para Mónica se me queda pequeño porque esta mujer es incombustible y siempre con la sonrisa puesta. Increíble. Y con Noemí me pasa algo parecido a ti; tiene algo (llámalo carisma o buen rollo existencial) que te atrae como un imán”

Véase el grado de intimidad al que llegamos. ¡Como si nos conociéramos de toda la vida!

Volviendo al BabyDeli, ahí andaba yo de corrillo en corrillo, notando una mirada intensa sobre mí todo el rato. La celebrity no paraba de mirarme y encima de manera descarada. Hasta tuvo la caradura de hacerme una foto y todo. Cuando terminó la presentación de Nonabox (unas cajitas monísimas con productos para bebés, a las que te suscribes, ideales para regalar), me entró directamente: “Tía, no puedo dejar de mirarte. Es que eres igual a una que conozco… ¿No serás familia de Menganita?” “Pues no he oído ese nombre en mi vida”, contesté. La tal Menganita es la ex novia de su marido. Imaginaos. Pues ya tengo cachondeo para rato.

15J

Mi plan para el viernes era el siguiente: salir de trabajar, comer y echarme un siestón, aprovechando que Olivia estaba en casa de mi madre. Pero los nervios no me dejaron… Mi modelito estaba ya claro, un vestido de Trucco que me había comprado hace unas semanas y unos zapatos de cuña que me compré en París en Semana Santa (por cierto, comodísimos). Quedé con Olga, de El Diván de las cinco rosas, y nos fuimos en metro hasta Sol donde quedamos con Laura, mi otra mitad, para tomarnos un refresco en una terraza e ir juntas a La Bienquerida.

“¿La siesta? ¡¿Qué es eso?!”

La primera impresión fue IMPRESIONANTE, valga la redundancia. Vaya currazo. La decoración  de Ana, de Confetti en los bolsillos, era preciosa (podéis leer su post de cómo lo preparó), con las cabeceras de todos los blogs en unas guirnaldas requetemonas.

Con mi acreditación al cuello (y mi chapa washitape, claro), saludé al trío organizador y a Diana, que por ser de las primeras en pagar, me dio un regalo especial: una libreta de Lanoa Handmade con ilustración de otro de los grandes descubrimientos del 15J: la madre novata (www.39semanas.com). Qué envidia me da la tía, unos dibujines monos y ya tiene un post de sobresaliente. Y yo que no sé dibujar ni la clave de sol. Da igual que dibuje tipos de cacas, de bodies, de colonias o a su madre. Ella lo borda.

“Esther: Que sepas que ya he estrenado tu bolsa. Trendy, trendy. Combinable con todo. Práctica. ¡Qué más se puede pedir!”.

La mesa con los regalos de la tómbola, las bolsas de los otros regalos, las flores de Elisabeth Blumen, el photocall… Todo era perfecto. Besos y abrazos para las organizadoras (yo ya no sé qué piropos poner aquí, si ya las hemos dicho de todo y bueno) y otras blogueras:

Pili Manrique, la cordobesa que vive en Lilliput, y de la que sigo todos sus planes desde que contó su viaje a Holanda, me sorprendió por su altura (en las fotos nunca me había fijado); su simpatía ya la conocía por el blog.

Isabel, la de las Sardinas, a la que había desvirtualizado hacía meses en un visto y no visto. En esta ocasión pude hablar un rato más con ella y constatar que esta chica tiene la marcha en las venas. ¡Es un torbellino de energía!

BabyChloe, con la que uno se siente no madre, ¡sino abuela! Ella ya tiene bebé y blog, ¡con lo que a mí me ha costado!

Golosi, que vino desde Castellón y con la que hablé un pequeño rato a pesar de que por Internet ya nos habíamos contado la vida de nuestros suegros. A lo mejor nos vemos en Almería, preciosa.

Mi cesta de mimbre, que me regaló un llavero en forma de margarita, y que junto con la Quevedo, me contaron un secreto multinacional.

La mexicana más famosa de la blogosfera, Desmadreando, cuya entrada fue triunfal tanto en la red como en la vida real.

Laura y yo, con Sara, de Spaces Cave, y Olga, de El diván de las cinco rosas

Aunque no se nos vea mucho, ahí estamos las dos, cada una por su lado

Menciones especiales:

Blanca, por ese pedazo de tarta, que además de personalizada estaba buenísima.

Bárbara, de Y entonces llegó el caos, por pensar en todo y organizarnos a todas para tener un detalle con el trío organizador. ¡No se puede ser más tierna!

Natalia, nuestra actriz en la sombra. Parecía tímida y escondía un don con el que nos regaló unos minutos de risas y admiración. ¡Tú sí que vales!

A las reporteras gráficas, La princesa rockera y Bizcocho de Chocolate (vaya par de dos, lo mismo valen para un roto que para un descosido) y porque gracias a ellas el post-15J está siendo muy divertido.

Diana y Áurea, de Lanoa y Chiribambola, por los detalles handmade

A Laura, Marian y Noemí, por dejarse la piel en esto. Os lo recompensaremos siendo vuestras fans de por vida.

“Solo tengo que decir que al veros el viernes me sentí orgullosa de pertenecer al género femenino”.

Lo peor es que me quedé con ganas de hablar con muchas de vosotras, pero habrá que dejarlo para la segunda edición. ¿No os parece?

Aclaración: Este post es el primero que escribimos Laura y yo al alimón, inspirándonos en el otro blog bicéfalo de la Madresfera, Paparracho y Mamanatas.

Algunos de mis regalitos del 15J

 

Siguiente >>

<< Anterior