El día que descubrí la terapia con cuencos tibetanos

¿Quién no sufre estrés en su vida diaria? ¿Quién no se siente bloqueado de vez en cuando? ¿Quién no piensa a veces que esta vida (occidental) es de locos? ¿A quién no le ha apetecido alguna vez romper con todo y salirse del sistema?  Si te encuentras entre los que tiene clara la respuesta (¡A mí!), este post te va a gustar. 

Esta vez me adentro en territorio familiar para compartir con vosotros la experiencia de mi hermano Álvaro, que hace cuatro años cambió el mundo de la publicidad (tras más de una década en él) por uno mucho más atractivo: los “masajes” de sonidos y energía. ¿Qué le hizo abrir los ojos? Un viaje a Nepal, el país donde dicen que el Amor y la Paz nunca se acaban: Never End Peace And Love (NEPAL). En Katmandú se formó en unos de los centros de sanación por sonido con cuencos tibetanos de referencia: Kundalini Center.

Tras su primera estancia en Nepal, mi hermano continuó viajando durante tres años, impartiendo sesiones de meditación y terapias individuales con cuencos tibetanos por Alemania, Francia, Italia, Eslovaquia, Jordania, Nepal y España, donde se acaba de asentar durante un tiempo para compartir todo esto con la gente de aquí.

Nepal, el país donde dicen que el Amor y la Paz nunca se acaban

Está claro que desde que vivimos un estilo de vida moderno, el estrés ha pasado a formar parte de nuestro día a día, generándonos enfermedades y desequilibrios, tanto a nivel personal como social (solo hace falta echar un vistazo al telediario). Muchos lo resuelven con sesiones de yoga, machacándose en el gimnasio e incluso con ansiolíticos, pero poco a poco este tipo de terapias energéticas se están haciendo un hueco gracias a sus efectos calmantes y sanadores.

Y no es algo nuevo. Los chamanes y sanadores del mundo entero ya curaban con sus instrumentos y sus cánticos en unas frecuencias que hacían recuperar el estado de equilibrio o salud de la persona enferma. Culturas como la egipcia, griega y tibetana entendían la relación que había entre la música y la salud. También en la medicina ayurvédica hindú se ha utilizado el uso de la voz para equilibrar y armonizar los chacras (centros energéticos de una persona) durante años.

Álvaro lo explica mejor que yo: “Haciendo un paralelismo musical, podríamos decir que nuestro cuerpo es semejante a un instrumento musical: suena afinado cuando está sano y desafina cuando aparecen, en este caso, bloqueos energéticos que impiden  el equilibrio y producen enfermedades. El sonido de los cuencos tibetanos es una herramienta vibracional que restaura las frecuencias armónicas y saludables de la persona”.

El sonido de cada uno de los siete cuencos tibetanos actúa sobre cada uno de nuestros chacras

Fabien Maman y el Dr. Gaynor son dos de las personas que más han investigado las bondades de esta terapia ancestral. El primero, músico e investigador de la terapia por sonido, ha desarrollado experimentos de biología en la Universidad de Jussieu (París), que muestra el impacto de los sonidos acústicos sobre las células humanas y sus campos de energía. Lo que encontró fue que a través de una serie de sonidos acústicos, las células enfermas explotaban y las sanas se cargaban de energía.

Por su parte, el Dr. Gaynor, especialista en cáncer de Nueva York, asegura que la combinación de sonido y meditación beneficia profundamente a la salud más de lo que cualquier persona podría haber imaginado. De hecho, sus pacientes escuchan el sonido de cuencos tibetanos y de cristal y emplean determinados cánticos como una parte rutinaria de su tratamiento contra el cáncer.

En estos años yo ya me he dado varias sesiones (individuales y grupales) y la verdad es que es increíble la sensación de bienestar que te inunda al finalizar la sesión. Algunas amigas incrédulas también lo han probado y han repetido porque es cierto que esa sensación de paz que te genera “engancha”. Ahora que estoy embarazada pretendo seguir con alguna sesión ya que está demostrado que alivia las incomodidades propias del embarazo, relaja tu cuerpo y te ayuda a dormir mejor (os dejo este artículo sobre el tema).

Para que podáis probar de primera mano esta experiencia sorteamos entre nuestras lectoras una sesión de cuencos tibetanos (45 minutos) en Madrid. Solo tenéis que escribir un comentario en este post explicando por qué os gustaría experimentarlo. Mr. Random elegirá el ganador o ganadora, que haremos público la semana que viene. Tenéis hasta el 23 de septiembre para participar. ¡Animaos! Desde luego, no os dejará indiferentes.

Para los que queráis coger cita previa: www.sonidocielo.com. 

    • amaya
      17/09/14

      Ay, me relaja sólo imaginármelo! Que gozada! Y qué identificada me siento con la descripcion del principio, la de la locura de vida en la que nos metemos nosotros solitos. Viva la vida sencilla!

        • Laura
          17/09/14

          Es que relaja un montón, la verdad. El sonido de los cuencos te envuelve y a veces hasta parece que flotas. Y totalmente de acuerdo contigo en lo de que nosotros solitos nos complicamos la vida (muchas veces porque no sabemos/nos atrevemos a decir que no). Arriba el minimalismo existencial!! :)

    • Ostras que interesante el post, a mi me chiflan esas culturas y paises, me encantaria probar una sesion de esas en algun momento. A ver si hay suerte :)
      Gracias x el sorteo y compartirlo

        • Laura
          17/09/14

          Nepal es una pasada; no sé si lo conoces. Michel y yo fuimos hace años (después de pasar por la India) y nos encantó. Y es cierto lo de la sensación de paz que se respira allí. Suerte en el sorteo!!

    • Seguro que mi hermano está encantado de asistir!!

        • Laura
          17/09/14

          Pues nada, dile que nos escriba un comentario sobre por qué le gustaría darse una terapia y le incluimos en el sorteo!

    • ¡Me apunto! Me encantan las terapias alternativas y descubrir nuevas maneras de llegar al bienestar físico y mental. Así que estoy deseando probarlo :)

        • Laura
          17/09/14

          Pues nada Belén, que tengas mucha suerte en el sorteo y así lo pruebas, que seguro que te gusta.

    • Mara
      17/09/14

      Me ha encantado el artículo y estoy deseando probarlo!!!! Pero no veo dónde imparte las sesiones tu hermano. Me lo puedes decir?

        • Laura
          17/09/14

          Las imparte por la zona de Ríos Rosas (Madrid). Le puedes llamar (633 350 404) o escribir (sonidocielo@gmail.com) sin problema y él te da la dirección exacta. ¡Gracias!

    • pequeboom
      17/09/14

      Desde que vi “Katmandú, un espejo en el cielo” he querido visitar ese país. Creo que su cultura tiene mucho que ofrecer a la occidental y puesto que llevo más de un año sin separarme de la peque me vendría genial desestresarme con la sesión de cuencos tibetanos.

        • Laura
          17/09/14

          Es la peli de Iciar Bollaín, no? No la he visto. Me la apunto. No me extraña que necesites desoxigenarte… Mucha suerte en el sorteo!!

    • vanina
      17/09/14

      Qué interesante!, siempre me han llamado la atención el tema de las energías, la meditación, los chacras, etc..
      Mi madre hacía Kundalini, y le sentaba muy bien.
      Creo que sería una experiencia muy enriquecedora.
      Un besote enorme, espero que estés disfrutando del embarazo, y a ver si te veo pronto.

        • Laura
          17/09/14

          Hombre, cuánto tiempo!! Pues el embarazo lo llevo bien, aunque por las tardes (cuando estoy con Martina) estoy para el arrastre.. Yo también hice yoga durante un tiempo y me gustaba muchísimo, la verdad. Pues nada, nada, a ver si tienes suerte y pruebas lo de los cuencos, que seguro que te gusta. Espero verte prontito en algún sarao de los nuestros!!! Un beso!

    • Quintano
      17/09/14

      Por favor lo necesito, llevo tiempo buscando algo así, energía!!!! Suerte! Venid a mi! :)

        • Laura
          18/09/14

          Pues enfoca toda tu energía positiva hacia el sorteo, a ver si tienes suerte!!

    • Marta
      18/09/14

      ¡Qué interesante! Si lo hubiera leído antes te habría interrogado esta tarde para que me contaras más cosas de esto, suena muy bien. A ver si hay suerte me toca, que falta me hace para desestresar. Un beso

        • Maite S.
          18/09/14

          Me encantaría probar esta terapia, suena muy muy relajante… Además aprender lo bueno de cada terapia o corriente ayuda a incorporar a tu vida pequeñas ayudas. Yo también me pregunto a veces qué hago en este mundo de prisas y carreras continuas… Ainsss a ver si tengo suerte!! Muchas gracias!

            • Laura
              20/09/14

              Lo de las carreras continuas me temo que nos pasa al 99%, pero no es excusa para no intentar cambiarlo.¡Mucha suerte, Maite!

        • Laura
          18/09/14

          Martita, si no te toca en el sorteo, a ti te la regalo yo. ¡Faltaría más! Después de llenarme el armario de Adriana de ropita y utensilios varios…. Lo menos que puedo hacer. Así que tú cuenta con ella!

            • Marta
              19/09/14

              Jejeje, de nada, mujer… con lo bien que se lo han pasado los niños tenéis que volver. Muak

    • Ana
      18/09/14

      Me encantaría ver si una sesión de cuencos me quitan el estres de 2 niños pequeños y una perra peluda :)

        • Laura
          20/09/14

          Me ha encantado lo de la “perra peluda”. Pues sí, imagino que tendrás un poquito de estrés con tanta “criatura suelta”… :) ¡Mucha suerte!

    • Chus
      18/09/14

      ¡¡¡¡ Ommm !!! Me dejo querer. Qué mujer y además madre no necesita desconectar del ‘mundanal ruido’, del estrés, de la rutina… Mis chakras se han olvidado de lo que es el relax y la meditación.

        • Laura
          20/09/14

          ¡¡No me extraña!! Pues nada, nada, mucha suerte y si no te toca, anímate igualmente a probar alguna sesión. Te deja como nueva :)

    • Mamifutura
      18/09/14

      La verdad es que siempre he sentido curiosidad por este tipo de técnica ancestral y alguna vez hasta me he planteado comprarme los cuencos, pero nunca me he atrevido por falta de experiencia. Creo que esta sesión podría abrirme las puertas a un nuevo mundo que llevo tiempo deseando descubrir, pero que no he tenido oportunidad.

      ¡¡A ver si hay suerte!!

        • Laura
          20/09/14

          ¡Claro que sí! Mi hermano también vende cuencos fabricados en Nepal, así que si te toca el sorteo o te animas a reservar alguna terapia, les puedes echar un vistazo. Yo le compré el cuenco que apunta al chacra del plexo solar (zona del abdomen) y es una gozada.

    • Carmen
      20/09/14

      Por que me encantaría desconectar un día de la rutina y dejarme llevar por el sonido con olor a Nepal

        • Laura
          20/09/14

          ¡Gracias, Carmen! Mucha suerte en el sorteo

    • Pues a mí eso de afinar el cuerpo me ha llamado bastante la atención y sobre todo ahora mismo que estoy con un catarro de los buenos. A ver si me toca ;)

        • Laura
          21/09/14

          Ay, pobre… Pues nada, nada, mucha suerte a ver si te toca y te hace sentir un poquito mejor :)

    • Desmadreando
      21/09/14

      Tuve la oportunidad de vivir una sanación con cuencos en México en un lugar mágico que se llama Tepoztlán. Me encantaría participar para volver a sentir esa “vibración” única con tu ser. Un besote desmadroso

        • Laura
          21/09/14

          ¡¡Pues ojalá tengas mucha suerte!! Y así comparas esa sesión de México con esta española (aunque traída de Nepal). Un beso!