Entrevistamos a una Salus

 

En febrero pude disfrutar de los servicios de dos Salus, Carmen y Liliana, una experiencia que plasmé en un post que, para mi sorpresa, levantó algunas críticas. Por ese motivo, he querido profundizar un poco más en este mundo sobre el que todavía hay mucho desconocimiento. Y qué mejor manera de hacerlo que entrevistando directamente a una de ellas.

Formada en la Escuela de Enfermería Salus Infirmorum, Carmen es una de las 14 Salus que trabajan en MySalus, un proyecto que Ximena y Raquel,  pediatra y enfermera, respectivamente, decidieron impulsar en 2014, tras escuchar a las madres que acudían a su consulta. “Eran madres llenas de dudas, agotadas física y emocionalmente tras pasar los primeros días con su bebé en casa, que nos transmitían su angustia y malestar por no estar disfrutando de su maternidad”.

Un año después de su gestación, MySalus ya se ha convertido en el único servicio a domicilio en Madrid que cubre todas las necesidades de la madre tras el parto de manera integral, personalizada y disponible las 24 horas los 365 días del año. Una de las claves de su éxito: la confianza que genera el hecho de que está dirigido por profesionales sanitarios con muchos años de experiencia que forman personalmente a su equipo de Salus en conocimientos actualizados de Puericultura y primeros auxilios.

Las Salus no sustituyen a las madres, sino que las ayudan. Las asesoran, de forma práctica y personalizada, para que esta pueda recuperarse físicamente, descansar un poco y coger confianza para que, una vez terminado su servicio, la mamá se sienta segura para continuar cuidando de su hijo. Ojalá yo hubiera contado con esta ayuda cuando hace cuatro años tuve a Martina. A los cuatro días de dar a la luz, Michel ya estaba viajando (es autónomo) y mi madre, también trabajando. Me encontraba físicamente agotada y anémicamente fatal. La lactancia se me hizo cuesta arriba, sobre todo por el millón de dudas que tenía, y las noches eran un auténtico infierno (Martina empezó a dormir medianamente bien hace un año). El puerperio es muy duro y no pasa nada por pedir ayuda. No se es ni peor ni mejor madre por ello.

Le cedo la palabra a Carmen, una de las Salus que vino a casa cuando Adriana apenas tenía dos meses.

¿Cuál es su formación?

Carmen: En la escuela Salus Infirmorum recibí formación teórica y práctica. La primera  consistía en clases, desde Pediatría (del recién nacido hasta 3 años) hasta Psicología. Una parte de la práctica se desarrollaba en la UVI de Neonatos de San Francisco de Asís , donde acompañábamos a las madres desde el parto; y la otra, en la Casa del Niño, donde pasábamos todas las etapas, desde recién nacidos hasta 3 años. Ahora con MySalus estoy aprendiendo nuevas recomendaciones en Puericultura. Realizamos talleres (reanimación cardio pulmonar, masaje infantil, lactancia…) y nos forman sobre cómo actuar ante las enfermedades más comunes de los recién nacidos.

¿Cuáles son las principales funciones de una Salus?

Carmen: Las Salus ayudan a los padres y les dan una seguridad y unos conocimientos de gran ayuda en cuanto a la lactancia materna o artificial, cuidados de aseo, ayuda en el puerperio de la mamá mientras esta descansa… Las Salus velan por la salud del bebé y el bienestar materno. Son puericultoras especializadas en bebés y en parto múltiples.

Cuándo se queda por la noche al cuidado de un bebé, ¿suele dormir?

Carmen: Una salus vela por la salud del bebé. Yo nunca duermo mientras estoy en mis guardias. Aunque, a veces, las mamás te ponen una cama, a mí no me gusta. Me quedo más tranquila estando despierta y observando al bebé durante mi guardia.

¿Cuál es el servicio más largo que ha realizado para una misma madre?

Carmen: Fue en un parto múltiple y fueron 4 meses, aunque hay veces que las mamás me han ofrecido quedarme hasta el año. Yo no soy una canguro, soy puericultora de recién nacidos, así que como máximo me quedo hasta que tienen 6 meses.

¿Cuál es el servicio más complicado que ha realizado hasta la fecha?

Carmen: Un parto gemelar de prematuras, que pesaron 1.200 gr. y 1.400 gr.,  respectivamente, y también otro parto gemelar con bronquiolitis agudas de repetición. Pude darles las mejores recomendaciones gracias a la comunicación constante con la directora de MySalus, que es médica.

¿En qué temas ha visto más desorientados a los padres para los que ha trabajado?

Carmen: Sobre todo, en temas del sueño. Hay que empezar desde el primer momento a enseñar al bebé pequeños hábitos para que diferencie el día de la noche y en el futuro sepa dormirse solo. Es un tema que si no se aborda desde el principo puede alargarse hasta los 5 años.

Hace poco se desató una polémica en torno a las doulas. ¿Podría explicarnos qué diferencia hay entre las matronas, las doulas y las Salus?

Carmen: Las matronas ejercen su función durante todo el embarazo y el postparto en momentos muy puntuales y generalmente fuera del domicilio, en consultas u hospitales. Las doulas no poseen formación oficial; son como un apoyo domiciliario a la madre. Las Salus ayudamos a los padres con su bebé en su propio domicilio, aportando confianza en su cuidado y también ejercemos de consejeras con las madres, que nos confían sus inquietudes, miedos y deseos.

¿Qué servicio les demandan más?

Carmen: Cada familia es diferente, por eso nos adaptamos personalmente a las necesidades de cada una. En estos momentos, el servicio más demandado es el nocturno de 10 horas. La Salus acude al domicilio sobre las 21 o 22 horas; ayuda a los nuevos padres a realizar la higiene del bebé o bebés; acompañan y asesoran con la alimentación (lactancia materna y artificial); realizan masajes para relajar al bebé; y se encargan de dormirlo. El resto de la noche se ocupan de los cuidados básicos del bebé (cambio de pañal, alimentación, tranquilizar al bebé si se despierta…). Así, hasta las siete u ocho de la mañana, cuando la mamá se despierta descansada para afrontar un nuevo día con su bebé. En ese momento, la Salus le informa de todo lo que ha ocurrido durante la noche con el niño. La duración del servicio suelen ser las dos primeras semanas o el primer mes de vida del bebé, hasta que la mamá se encuentra recuperada y con confianza para el cuidado del recién nacido.

¿Cuál es el perfil de madre que contrata sus servicios?

Carmen: Generalmente, las mamás primerizas con muchas dudas e inseguridades, madres de mellizos o gemelos, madres que han pasado por partos difíciles y largos o cesáreas complicadas y también familias con bebés prematuros o necesidades especiales. También están las parejas con escasa ayuda familiar. La baja por paternidad es insuficiente y las madres se encuentran solas teniendo que encargarse prácticamente por completo de la atención al bebé, de su propio cuidado, de acudir a citas médicas… Y cada vez más nos contratan madres autónomas o con grandes responsabilidades profesionales para quienes el descanso nocturno es clave con el fin de poder hacer frente a todo lo que les depara el día a día.

    • María P
      30/06/15

      Laura, probablemente con este nuevo post recibirás críticas, porque criticar es gratis, con o sin conocimiento.
      Yo te agradezco el post, en ocasiones se necesita ayuda, porque a veces por creernos superwoman suceden episodios que ya no tienen solución y en esta vida solo hay una cosa que no tenga solución.
      Que cada una viva la maternidad lo mejor que sepa y pueda y si no estás bien pide ayuda.
      Yo tuve depresión postparto severa, lo superé sola, pero si hubiese tenido una ayuda no me lamentaría casi a diario por perderme los primeros meses de mi pequeña.
      Gracias Laura!

        • Laura
          01/07/15

          Vaya, siento mucho oír eso, María. Debe de ser tremendamente duro pasar por una depresión postparto tú solita. Yo reconozco que con Martina estaba de bajón total los primeros meses, sobre todo, por el cansancio tan brutal y la sensación de que la situación me superaba al estar casi todo el tiempo sola, pero tampoco puedo decir que fuera una depresión severa, así que me hago una idea de por lo que has tenido que pasar. No tiene sentido. No pasa absolutamente nada por pedir ayuda. Si no está tu pareja, madre, tu suegra, una amiga, pues se pide ayuda profesional y punto. ¡Espero que ahora sí que disfrutes de tu hija! Un abrazo

    • Cindy L.
      30/06/15

      Hola Laura:
      A mi me ha encantado el anterior post y éste. La verdad es que es una buena iniciativa y sobre todo una gran ayuda para las madres primerizas que hemos pasado por un mar de inseguridades. Si lo hubiera descubierto antes, quizá hubiera pedido sus servicios.
      Sabes si atienden en otras ciudades de España?
      Saludos!!!

        • Laura
          01/07/15

          ¡Muchas gracias, Cindy! Sí, la verdad es que con el primer hijo una se siente muuuuy insegura. Pues sí, sí que atienden en otras ciudades, pero lo mejor es que hables con ellas directamente: http://www.mysalus.es/

    • Eva Criado
      01/07/15

      Para mi el contratar una Salus fue el dinero mejor invertido tras mi cesárea de mellizos. Al principio solo iba a contratarla una semana pero después de dos días lo amplié a 20 dias. Tener a Sixta fue maravilloso, pude descansar, disfrutar de mis hijos durante el día y darles el pecho. Por las mañanas tenía energía, y me sentía feliz. Además nos enseño a bañar a los pequeños, limpiarles el cordón, cortarle las uñas, … Y sobre todo a sentirnos cómodos y seguros.

      A Carmen la conocimos cuando los mellizos tenían 2 meses y tuve que ir a reuniones de trabajo durante dos días. Carmen trabajo como Salus de día y formo a la cuidadora en todo lo necesario para cuidar a los mellizos. Fue muy profesional y nos dio mucha seguridad el poder dejar a la cuidadora con los niños después de esos dos días.

      Asi que es un servicio que recomiendo y al principio parece caro, pero viendo los beneficios que proporciona al final merece la pena la inversión por el descanso físico y mental que proporcionan. Asi que no lo dudes y PON UNA SALUS EN TU VIDA! El mejor regalo!

        • Laura
          08/07/15

          Muchas gracias, Eva, por tu testimonio. Sin duda, hablas con conocimiento de causa :) Si a mí un hijo se me hizo cuesta arriba, cuando nació, no me puedo ni imaginar dos a la vez… Hiciste bien en contratar este servicio. ¡Disfruta de tus mellizos!