La cajita Nonabox y la operación “bikini”

 

 

Hace más de un mes me pesé y casi me caigo para atrás del susto porque nunca en mi vida había llegado a esa cifra y, aunque no se puede considerar que esté “gorda”, sí que me propuse quitarme seriamente esos cinco kilos que me sobraban. No he seguido una dieta concreta, solo el sentido común: nada de picoteos ni pan con las comidas. Y por supuesto, adiós a las meriendas. Por lo demás, he comido lo de siempre: pasta, arroz, carne… pero las cenas entre semana, ligeras. En fin, que estoy muy contenta con mi pequeña operación bikini y por primera vez he vuelto a reconocerme en el espejo desde que me quedé embarazada.

Esto os lo cuento porque me ha hecho gracia que en la cajita Nonabox de este mes vinieran dos artículos dirigidos a muchas de las que estamos a dieta: unos snacks de All Bran de chocolate riquísimos e ideales para llevar a la oficina y no caer en otras tentaciones y una cajita con monodosis de Truvía, un endulzante natural procedente de la hoja de la estevia. Lo he probado en el zumo de naranja y me ha gustado su sabor.

Para la peque, también me han venido muy bien algunas cositas como la colonia de Nahore (muy fresquita y con olor a bebé), los baberos desechables de Moltex (con bolsillo para que caiga la comida), monodosis de solución isotónica Nasalmer (siempre viene bien tener). El sonajero de Lamaze lo regalé a una amiga embarazada y la infusión de Pharmadus Help Kids Armonia, como ya tenía otra caja de otro mes, también.

Recordad que tenéis un 10% de descuento en la suscripción a Nonabox con el código entremadres pinchando aquí.

 

Siguiente >>

<< Anterior