Llega el reality de los partos…Baby Boom

 

Cada minuto nace un bebé en España. Y algo tan maravilloso como esto no podía pasar desapercibido por la televisión… En este caso, por La Sexta. A finales de abril la cadena verde estrenó “Baby Boom” (viernes noche), un reality en el que las mujeres dan a luz ante las cámaras; concretamente ante 40 cámaras colocadas estratégicamente en el área de Maternidad del Hospital O´Donnell de Madrid. Como buen programa de tele-realidad que se precie, se suceden los planos del rostro sudoroso y desencajado de la madre, mezclados con las miradas de las matronas, las batas de los médicos, el aséptico mobiliario del paritorio, los paños verdes manchados de sangre…Todo muy peliculero, pero a la vez, muy real. Palabra de madre.

A  mí lo que más me obsesionaba del parto era la episiotomía (para los legos en la materia: incisión quirúrgica en la zona del perineo femenino), así que, aprovechando que mi ginecólogo es un encanto, le empecé sugiriendo y acabé implorándole que no me la hiciera, siempre que no fuera absolutamente necesaria. Y al final cumplió su palabra. “Solo te he dado los dos típicos puntos para que no te desgarraras”. Mira tú qué bien.

Cuando me preguntan por mi parto, siempre contesto lo mismo: “Las contracciones duelen mucho, pero son soportables; lo que es insufrible es la oxitocina en vena”. Tuve la enorme suerte de contar con un matrón estupendo (¡bendito Adrián!), con el que, por cierto, mantuve una conversación…digamos que especial. Pero antes me retrotraigo un poco para situaros en contexto: después de varias horas dilatando, con la epidural puesta (¡bendita epidural!), empecé a sentir que algo estaba asomándose por mi “puertecita maternal”, así que le dije a Michel que me mirara a ver si veía la cabecita de Martina. Pero él prefirió llamar directamente a Adrián para que hurgara en mi submundo. Y ahí empezó nuestra charla. Él me hablaba del mundo obstétrico, sentado en mi camilla, y yo, tumbada, le chivaba las miserias del periodismo freelance, mientras con una cuña me retiraba lo que ya todos os estaréis imaginando. En circunstancias normales, yo, la mujer más pudorosa del mundo, me hubiera teletransportado a otro planeta, pero estaba tan metida en mi papel de madre-aguanto todo-quiero verla ya, que ni me importó.

Mi padre (médico) ya me había avisado de que el parto es una experiencia un poco animal. Tenía razón. ¿Cómo es posible que una criatura de 3 kilos con brazos y piernas incorporados salga por un orificio aparentemente tan diminuto? No me extraña que para conseguirlo te toqueteen en tus partes hasta la saciedad (lo del tacto vaginal es una pesadilla), te aprieten la tripa, te cambien varias veces de postura, te pongan vías y hasta oxígeno.

Cuando empecé a ver “Baby Boom”, reconozco que al principio me entró el punto sensiblero (la voz en off de Gemma Nierga ayuda), aunque a medida que avanzaba empezaron a chirriarme algunas cosas, como unas faltas de respeto brutales por parte de algunas matronas (“Tengo que decirte que si no llega a ser por nosotras, tu hija estaría muerta; no has colaborado nada”) o actitudes muy desconsideradas por parte de algún padre (“es que pareces tonta, no te centres tanto en el dolor que así te duele más…¿Y en este sofá de mierda tengo que pasar yo toda la noche?”). Perlitas que ponen los pelos de punta.

Y también me fui dando cuenta de que el programa solo enseña partos “convencionales”, omitiendo todos aquellos que no abusan de tanta medicalización (partos en el agua, a cuatro patas…). Supongo que será porque el Hospital de O´Donnell, donde se graba, todavía no ha incorporado este tipo de partos en su Maternidad. Pero, bajo mi humilde punto de vista, hubiera sido mucho más enriquecedor ver otros estilos de parto (la OMS y Unicef han reconocido al Hospital de la Costal del Sol de Marbella como Hospital Amigo de los Niños y de las Madres por su esfuerzo en la humanización del parto. Hubiera sido una buena opción).

“Baby Boom” es la adaptación española de “One Born Every Minute“, programa de la cadena británica Channel 4 que ya acumula audiencias de más de tres millones de espectadores y cuenta con un BAFTA.

Para que podáis opinar con fundamento, os dejo el link del programa

 

Siguiente >>

<< Anterior