¿Los celos del hermano mayor son inevitables?

 

Solo quedan dos semanas para que Adriana vea la luz y Martina sigue entusiasmada con la idea de tener una hermanita, pero a veces me pregunto si este sentimiento se mantendrá una vez que nazca o tendremos que hacer frente a los temidos celos.

Según los entendidos del tema, los celos entre hermanos a estas edades aparecen en el 89%-92% de los casos, aunque es cierto que los síntomas pueden tardar un tiempo en manifestarse (cuando el nuevo hermano todavía es un bebé no suele haber problemas, pero cuando éste empieza a balbucear o a caminar, llamando la atención de sus padres, empiezan las tensiones).

Algunos profesionales incluso hablan de la “primera pequeña tragedia de su vida” en alusión a ese momento en el que el ex-hijo único afronta la llegada del bebé, asumiendo que a partir de ese momento la relación de apego con sus padres nunca volverá a ser igual. Y no es la primera vez que leo en algún artículo o entrevista una analogía como esta: “Es como si un día el padre se presentara ante su mujer con una amante y le dijera: a partir de ahora, ella también vivirá con nosotros. Pero no te preocupes, cariño, ¡os quiero igual a las dos!”. Reconozco que cuando lo leí, me pareció exagerado, pero si somos de verdad empáticos, es cierto que el niño puede llegar a sentirse igual que esta mujer.

Y cuando nuestro hijo tiene celos, ¿cómo lo notamos? Pues según me han contado algunas amigas, empiezan a experimentar cambios de humor no justificados (normalmente se muestran más agresivos, incluso provocando rabietas), lloros frecuentes, retroceden en conductas ya superadas (algunos se vuelven a hacer pipí en la cama), se niegan a comer e incluso vuelven a utilizar un lenguaje más infantil. Todo lo que sea necesario para llamar la atención de sus padres. Y aquí viene lo “mejor”: por lo general, suele ser la madre la que sufre y padece los celos del mayor.

Los expertos coinciden en que hablar con el mayor a partir del segundo trimestre del embarazo e incluso llevarle a las ecografías, si tu médico te lo permite, puede ayudar (nosotros llevamos a Martina a todas las ecos desde la semana 24 y la verdad es que se queda encantada con lo que ve en la pantalla). Y cada vez que Adriana me da alguna patada, le cojo la mano y se la pongo en la tripa para que Martina también la sienta. En fin, que sí que intentamos hacerla partícipe de cómo va evolucionando su hermanita.

Otra cosa que recomiendan es no cambiar las rutinas anteriores al nacimiento del bebé (en un principio pensamos en contratar la ruta del cole para Martina a partir de diciembre o enero, pero lo descartamos, entre otras cosas, porque quizás lo puede ver como que la desplazamos: “Mamá ya no me lleva al cole porque ahora se queda con la hermanita”) e involucrar al mayor en las tareas del pequeño (pedirle ayuda para el baño o que le cante alguna canción, por ejemplo).

Yo confío en que, habiendo casi cuatro años de diferencia entre ambas, el episodio de los celos no sea demasiado dramático. Cuando le quitamos el chupete y pisó por primera vez el “cole de mayores” fue muchísimo más fácil de lo que imaginábamos, así que confío en que con este tema ocurra lo mismo.

¿Cuál es vuestra experiencia al respecto?

    • paparracho
      18/11/14

      Yo creo que el nuestro no ha sufrido celos, al menos no de forma que me haya llamado la atención. Tenía más o menos la edad de Martina cuando nació el bebé y desde el primer momento lo acogió fenomenal. Quizás ahora tenga algo más de carácter y se pille alguna rabieta puntualmente, pero me cuesta identificarlo con celos y no con algo unido a su proceso madurativo. Adora a su hermano y está muy pendiente de él.

      Creo que todas las cosas que comentas en el post son correctas, sobre todo lo de involucrarles desde el último trimestre del embarazo o incluso antes. Y hay otra que es muy importante, que casi no se comenta por obvia: el mayor no ha de perder ni un ápice de atención con la llegada del bebé. Cuando llego a casa de trabajar, mi primer beso y mi primera conversación es siempre para el mayor. Intento que se siga sintiendo tan especial como antes de que estuviera su hermano. Que hay sitio y amor para todos en la casa.

      Ten confianza, paciencia y en los pequeños detalles, prioriza siempre a Martina. De todas formas, no te preocupes que seguro que todo os va a ir muy bien. :)

        • Laura
          19/11/14

          Sí, sí, eso que cuentas es importante: continuar dedicándole su espacio y la atención que demanda a Martina. Ahora a nosotros nos sale involuntariamente, así que espero que con la llegada de Adriana siga siendo igual y si no, ya trabajaremos para que sea así. ¡Gracias por el consejo! Y ya os iré contando qué tal…

    • Mi hijo mayor nunca tuvo celos del pequeño ni lo tiene , actúa como un padre protector con él. Es al revés ,es el pequeño el que tiene celos hasta de si el filete es más grande ,pero son cosillas que tocan con la edad , claro que no se puede dejar pasar y se debe actuar inmediatamente . En su momento la pediatra me aconsejó y así lo hice , que cuando estuviera en el hospital con el pequeño recién nacido no me fuera a ver el mayor ,porque la sensación de irse a casa y yo quedarme ahí con el peque podría ser malo para el mayor , que fuera al hospital cuando ya fuera a salir de alta y que el Peque tuviera un regalo en sus bracitos(algo que le hiciera verdadera ilusión)para el hermano mayor, él quería una caña de pescar .¡Todavía hoy lo recuerda!y tiene 13 años. Es algo muy acertado. Además me aconsejó que lo implicara en la crianza de su hermano , es decir, que hiciera pequeñas cositas como :¿Le pones el chupete al hermanín?, o me alcanzas el pañal , también explicarle que él como hermano mayor le va a poder enseñar muchos juegos y cosas a su hermano.
      Mucha suerte.

        • Laura
          19/11/14

          Sí, lo del hospital ya me lo ha comentado mucha gente. Nosotros le hemos comprado un Bob Esponja de peluche a Martina para dárselo en el hospital (regalo de tu hermanita). A ver si tenemos tu misma suerte y Martina tampoco siente celos de Adriana; más que nada porque no me molaría nada verla sufrir en este sentido, aunque bueno, sería una etapa. ¡Gracias por tu experiencia!

    • Emma
      18/11/14

      Yo tengo dos niñas, una de dos años y medio y otra de siete meses. Mi hija mayor como ha manifestado sus celos es “enmadrándose” más, si yo estoy en casa, quiere que se lo haga todo yo. Sobre todo al principio, ahora ya va mejor la cosa y está genial con su padre, que está por su lado encantado de ser en muchos momentos el “encargado” de la mayor, cuando yo estoy dándole el pecho a su hermana, por ejemplo.
      Y a su hermana la adora por completo, le hace risas, la cuida,…lo primero que hace al levantarse es ir a ver su hermanita. Y es curioso, pero por ejemplo cuando llora su hermana, solo quiere que la atienda yo! Igual que a ella.
      Ya verás que es una experiencia genial, ¡yo las veo interactuar y me derrito!
      ¡Besos!

        • Laura
          19/11/14

          Jo, me encanta leer lo que cuentas. Yo estoy deseando verlas juntitas, a ver cómo interactúan, cómo juegan el día de mañana, cómo se ayudan… A mí no me importa que se enmadree un poco (de hecho, Martina lleva unos diez días con mamitis), pero lo contrario (rechazo hacia mí) me dolería mucho más (ya conozco a dos amigas a las que le ha pasado). Un beso fuerte

    • Carmen
      18/11/14

      Yo soy de las que piensa que es mejor no adelantar acontecimientos… Primero, porque no siempre se celan, y segundo, porque las reacciones nunca sabes cuáles van a ser llegado el momento. Es más, puede que los celos los tenga pero no cdo llegue su hermanito, si no cdo éste sea más mayor. Mi experiencia fue muy buena, el mayor reaccionó genial con la llegada de su hermano y jamás ha tenido celos http://nosoyunadramamama.com/2013/03/14/quien-dijo-celos/ Eso sí, me queda una semana para que nazca el tercero y ya veremos si se repite la pauta o no, porque ahora son dos los potenciales celosos,jajaja… Suerte!!

        • Laura
          19/11/14

          ¿Una semana para el tercero? ¡Eres una jabata! ENHORABUENA. Acabo de leer tu post y la verdad es que reconforta… Yo también pienso que no es para tanto (sobre todo con una diferencia de casi cuatro años), pero me apetecía saber la opinión de papis más experimentados. ¡¡Mucha suerte y al toro!!

    • Mi hija mayor se empezó a arrancar las uñas cuando nació su hermanito, pero no es lo habitual. Lo importante es prestarle mucha atención al mayor para que no piense que el nuevo hermano se la quita, aunque no es fácil.. Ahora simplemente le quita juguetes de vez en cuando, poca cosa más.
      Que vaya muy bien!

        • Laura
          19/11/14

          Uy, qué gore eso de las uñas. Pobre… Pues sí, cada niño es un mundo y actúa de una forma diferente, así que ya veremos cómo reacciona Martina. Lo bueno es que, por el momento, está encantadísima de la vida de convertirse en hermana mayor, y eso que ahora mismo es la reina de la casa sin discusión. ¡Gracias!

    • Desmadreando
      19/11/14

      Qué rápido! Si ya no te queda nada! Y mi último post va justo de ese momento cuando Kraken con 8 meses acapara la atención y los celos de Critter hacen su primera aparición. Así que viviéndolo te diría que son inevitables pero si se puede controlar la intensidad. Un besote Desmadroso y que todo salga a pedir de boca!

        • Laura
          20/11/14

          Sí, con un poco de suerte se me adelanta un poquito y sale la próxima semana… ¡Ojalá! Porque ya no puedo más… Pues leeré tu post y ya os iré contando cómo se lo toma Martina… ¡¡Muchas gracias!! Un beso