≡ Menu

Antes de que se me olvide, de que caiga en el recuerdo nostálgico de la maternidad, quiero escribir el post del que he rehuido hasta ahora, ese que siempre pasaba a la lista de los posibles, porque en estos cuatro años no quería volver a esos quince días horribilis, ni siquiera recordando.

“Esto es un infierno”, me decía mi compi del blog Laura hace ahora cuatro años,  cuando la llamaba para saber qué tal le iba (dio a luz a su primera hija, Martina, tres meses antes que yo a Olivia).  “Es muy duro”,  me alertaba con cara seria una compañera con tres hijos. La cruda realidad me golpearía a mí también, pero en todo el cuerpo.

Antes de quedarme embarazada tenía pavor al parto. Error. Lo peor viene después. Las películas nos han dejado una impronta en el cerebro que ni siquiera la bendita epidural nos alivia del todo. En mi caso tuve un parto en el que los dolores más fuertes apenas duraron una hora, porque enseguida me pusieron la epidural. Sin embargo, lo peor faltaba por llegar. Ante la lenta dilatación (estuvieron a punto de hacerme cesárea), los profesionales que me asistieron optaron por usar ventosa para ayudar a nacer a Olivia (ese sonido no se me olvidará nunca). Evidentemente la episiotomía fueron más que un par de puntos.

olivia y mama

Los tres días del hospital los pasé como en una nube, atolondrada mirando a mi bebé, aunque ya el tema de la lactancia materna empezaba a complicarse. Olivia no paraba de meterse las manos a la boca succionando y yo no tenía claro de que estuviera tomando bien el pecho. Mi miedo a que se quedara con hambre me llevaron a consultar a una enfermera, que con bastante poco tacto, me estrujó un pecho para demostrarme que sí que había leche. Y se marchó dejándome con cara de tonta.

La salida del hospital fue una pesadilla. La niña no paró de llorar todo el viaje en coche metiéndose las manos en la boca. En cuanto nos dejó en casa, mi marido se fue a una farmacia de guardia y compró leche de fórmula y sacaleches. Llamé a mi ginecóloga  para contarle lo que me dolían los pechos y me aconsejó masajes con agua caliente y que me sacara la leche. Al final alimenté un mes a Olivia con mi leche pero con el sacaleches, pues no fui capaz de que se agarrara bien a mi pecho. Tiré la toalla muy pronto, lo reconozco, nunca pensé que fuera tan difícil dar el pecho, pero mi cuerpo y mi mente estaban totalmente destruidos por un huracán. La episiotomía fue una auténtica tortura, no podía ni sentarme. Lloraba todos los días desconsolada y le decía a mi marido que nunca más volvería a pasar por eso.  La matrona estuvo a punto de mandarme al psicólogo en la primera revisión del bebé porque no supe contestarle de qué color era la caca de mi hija, pues no le había cambiado ni una sola vez el pañal. Me echó una bronca enorme y me eché a llorar pensando que la situación me superaba (y eso que tuve la ayuda de mi marido y de mi madre).

Casi cuatro años después, estoy segura de que volvería a pasar por aquello de nuevo porque la recompensa supera con creces el sufrimiento.  Pero esto ya es otra historia…

Post relacionado:

El dichoso puerperio

Print Friendly, PDF & Email
COMENTARIOS
42

Déjanos un comentario

  • Eva Gascon 05/05/15

    Cruz me alegro que al final hayas decidido sacar tu historia a la luz, en mi opinión hay mucho de reparador en contar las historias más traumaticas de la maternidad.
    Siempre he opinado que a las mujeres nos falta mucha formación tanto del momento del parto como para el postparto, este último es el momento más sensible para que la culpa se instale para siempre en nosotras y creo que el apoyo de la familia y profesionales formados desde la empatia es fundamental para superar ese periodo de máxima sensibilidad.
    En mi caso tengo peor recuerdo del parto q del post, pero el tiempo, contarlo y ese pequeño milagro lo sanan todo

    • Cruz 05/05/15

      Si la falta de información es una de las causas, cierto. Si te contara que yo me enteré en las clases de parto de que en la cuarentena iba a estar sangrando… no tenía ni idea!

  • Maria 05/05/15

    Gran relato y lleno de verdades. Por supuesto que no se trata de transmitir miedo pero es fundamental ir desmitificando la idílica imagen del maravilloso puerperio con el precioso bebe y una lactancia sobre ruedas.
    Debido a los recortes en sanidad cada vez hay mas saturación en las consultas de las matronas y menos profesional formado y actualizado como debería en hospitales y centros de salud. En la mayoría de los casos las mamás con episiotomia, hemorroides, hormonas jugando a sus anchas, cansancio y bebé sin parar de llorar necesitan un apoyo, alguien en quien confiar, con conocimientos y experiencia en post parto y que te vean en tu casa, con tus cosas y las del bebé y puedan observar y enseñarte a salir a delante en tu ambiente y donde pasarás muchas horas con tu bebé. La visita puerperal a domicilio por un profesional, tanto para afianzar la lactancia como para correcta valoración de la recuperación materna y evolución del bebé es fundamental.
    Muchas gracias por contar tu historia.

    • Cruz 05/05/15

      Ay, si yo os hubiera conocido antes! Seguro que hubiera salido adelante con la lactancia y no me hubiera hundido como lo hice… Pero me sentí indefensa, llena de heridas, como si me hubiera pasado por encima…

  • Laura 05/05/15

    Me siento taaaan identificada… el hecho de que dar el pecho vaya bien o no influye tanto… y a mí me pasó algo muy parecido. Durante la estancia en el hospital la niña no cogía bien el pecho, así que no comía bien, tenía hambre y lloraba a todas horas, y yo desquiciada porque no sabía qué hacer… las enfermeras hacían lo que tú cuentas, te estrujaban, independientemente del daño que te hacían, y te decían que eras una exagerada porque tenías leche de sobra… Hasta que llego una, no la olvidaré nunca, que se molestó en quedarse a ver cómo comía la niña. Y efectivamente, mi pezón era demasiado pequeño y no podía cogerlo bien. Fue tan sencillo como que la enfermera me dio una tetina de biberón que me puso directamente en el pezón, y a partir de ahí todo cambio. La niña se enganchó como si le fuera la vida en ello (en realidad, le iba la vida en ello!!) y a partir de ahí, con unos consejitos como “en vez de usar una tetina de biberón, dile a tu marido que baje a la farmacia a comprar unas pezoneras” todo fue fenomenal.
    A veces el personal del hospital piensan que las madres primerizas somos tontas y que todo se nos hace un mundo, y llevan razón, todo se nos hace un mundo!! Pero si pudieran tener un minuto para dedicarnos, sólo un minuto, para ver qué problema tenemos, para explicarnos cómo hacer las cosas… yo no puedo más que tener palabras de agradecimiento para aquella enfermera que ser paró un minuto conmigo y vio cuál era mi problema. Se lo debo todo a ella. Una simple tetina de biberón sobre el pezón!!! Jamás se me hubiera ocurrido a mí sola…

    • Cruz 05/05/15

      Qué suerte tuviste, a mí no me hicieron caso. La niña no paraba de meterse las manos en la boca y no le dieron importancia. Nadie me enseñó a poner a la peque en el pecho ni me dieron consejos, ni se preocuparon de si lo estaba haciendo bien… Gracias por contar tu historia también.

  • Madre mía, Cruz, cuando has contado como la matrona te tocaba el pecho y te decía que tenías leche me ha venido un flashback (junto a un escalofrío, confieso) porque me ocurrió exactamente igual. “Tienes leche, vas a poder dar el pecho sin problemas” me dijo a mi mientras me sobaba, acto seguido se marchó dejándome como tú dices, con cara de mongola y mil preguntas en la comisura de los labios… Estaba rodeada de gente ¡Y me sentía taaaan sola! Sobre todo cuando ya llegamos a casa que era cuando en realidad empezaba la película…
    Yo duré menos que tú con la lactancia, y me hicieron sentir fatal cada vez que iba a urgencias con los pechos a punto de reventar mientras les imploraba la famosa pastilla… ains que recuerdos más malos…
    Un post doloroso pero necesario.
    Un besote guapa

    • Cruz 05/05/15

      Muchas gracias por compartir tu experiencia también… son recuerdos que se quedan para siempre, eso no se olvida, esa sensación de impotencia, de estar desvalida, de nadie me ayuda, de por qué no soy capaz… ainsss

  • Mi post parto no se parece en nada al tuyo (algo bueno tenía que tener este cuerpo, y ha resultado ser el de parir y recuperarme en dos días). Pero en el tema de la lactancia sí creo que la falta de empatía del personal sanitario y la falta de información hace que fracasen muchas de ellas. Yo estuve casi 3 meses llorando literalmente de dolor al dar el pecho, pero me resistía a darme por vencida. En el grupo de crianza al que iba, no veían que la postura fuera mala, ni que la niña se enganchase al,pero yo me quería morir en cada toma (y al principio eran casi cada 45 minutos). La primera vez que una señora me cogió la teta para exprimírmela y demostrar que allí había leche, yo que soy poco pudorosa, casi quedé en shock, pero al menos me sirvió para darme cuenta de que era cierto y de que podríamos salir adelante. Entiendo que no todo el mundo esté dispuesto a pasar por este sufrimiento (para mí esos meses lo fueron) pero al final vimos la luz y ya vamos a cumplir 18 meses de lactancia. Eso sí, la lactancia tiene que ser satisfactoria para el bebé (por todos los beneficios que tiene) pero también para la madre. Yo es que soy muy cabezona y si me empeño en algo, hasta que no sale no paro, pero para quien sufra criando de esta forma ¡bienvenido sea el biberón!

    • Cruz 05/05/15

      Qué perserverancia, jaja! yo tenía tantos frentes por los que luchar que abandoné el pecho lo primero. El ruido del sacaleches no se me olvidará nunca, porque a veces hasta lloraba de pena mientras me la sacaba… Pero bueno, ha sido una niña de biberón y está sanísima y apegada a mí como una lapa, así que aunque me hubiera gustado vivir la experiencia de la lactancia, tampoco me arrepiento de haberle dado el biberón. GRACIAS por contar tu historia.

  • Nai 05/05/15

    Hola a todas,
    Tengo un bebe de cuatro meses. Y mi post parto ha sido maravilloso, os lo cuento por si hay alguna futura madre primeriza… Que cada una somos un mundo y en mi caso, no me puedo quejar… Mi parto fue largo porque rompi la bolsa y el espulsivo tambien fue largo por una vuelta de cordon que tenía el niño, hora y media empujando. No fue el mejor parto del mundo pero tengo buen recuerdo.
    En el post parto el niño me cogio el pecho muy bien y a la primera, los puntos de la episotomia me molestaban un pizca pero no me he quedado en casa sin salir ningun día… Es verdad que el personal del hospital no me ayudaron en nada eran un poco bordes, menos una enfermera joven muy agradable, por lo que si tenia alguna pregunta, esperaba a que apareciese ella.
    Mi experiencia ha sido bastante buena… Pero creo que todas coincidimos en que al ver la carita del bebe se pasa todo ;)
    Saludos

    • Cruz 05/05/15

      Qué bien, qué suerte… También tengo amigas para las que el posparto ha sido un paseo, qué envidia!!! EN fin,hay de todo, claro. Me alegro que te tocara el lado bueno. Gracias por comentar!

  • Yo de esto he hablado ya en el blog unas cuantas veces, ya son tres postpartos, jaja… Y el primero fue una pesadilla por culpa de la episiotomía!!! siempre recomiendo el masaje perineal, porque en el segundo parto ya no me la tuvieron q hacer y eso q el peque pesaba casi 4 kilos!!!! El postparto fue mucho más sencillo aunque en ese no me dio tiempo a la epidural y el expulsivo es bestial de dolor, pero vamos, fue media hora de dolor, y el postparto son días!!!!!! En fin, lo bueno es que todo pasa y se olvida, si no ya nos hubiéramos extinguido, jajaja…
    http://nosoyunadramamama.com/2013/11/13/nadie-habla-del-postparto/

    • Cruz 05/05/15

      Coincido contigo en que la episotomía es la culpable de muchos de los males, por lo menos en mi caso. Cuando te dan un ‘tajo’ como el que me dieron a mí (palabras textuales de mi ginecóloga) en esa zona, encima sangrando, después se infecta y etcétera etcétera… lo que te apetece es meterte en la cama y dormir dos días seguidos, pero claro eso es ¡imposible!

  • Mamamedusi 06/05/15

    Mi primer postparto no lo recuerdo demasiado traumático, quizá porque los dos primeros días despues del alta lloré todo lo que podía llorar porque tuvimos que dejar a Medusi ingresado. En mi caso, dos dias de calostro en el hospital no fueron suficientes y se deshidrató. Volver a casa del hospital, recien parida y sin tu bebé es lo mas horrible que recuerdo. Tb me “ordeñaron” en neonatos y tras lactancia mixta durante dos meses, tb tire la toalla. Quizas por eso, el resto, no lo recuerdo tan amargo. Con la segunda, el postparto ha sido muy intenso a nivel hormonal y emocional, mucho mas que con el primero.
    Es cierto que merece la pena pero no por ello deja de ser una experiencia intensa
    Un abrazo!

  • MARÍA P 06/05/15

    Cruz, gracias infinitas por contar tu experiencia. Algo de esto hubiese necesitado yo leer antes de dar a luz.
    En mi caso no fueron quince días fue algo más de un mes y una depresión (no diagnosticada). No sabía ni donde me encontraba y como dices tú con las películas, ni mucho menos me imaginaba que algo así pudiese suceder.

    A las mamis embarazadas únicamente que sepan que puede pasar y sobretodo que pasa, que todo pasa, que es temporal y normal. Y como bien dices, pese a todo, volvería a pasar por ello mil veces, la recompensa merece la pena.

  • Bebuts 11/05/15

    Interesante relato y realista, que seguro que muchas madres comparten. En mi caso lo pasé muy mal con el embarazo por el tema de los vómitos, ya que mañana y noche me la pasé vomitando aunque tomará la medicació que me dió mi ginecóloga.. Estaba todo el dia mareada y sin poder hacer una vida normal… Pero al igual que tu relato comparto que tanto sufriento vale la pena después, al ver crecer y nacer a tus hijos/hijas…
    Saludos!

  • Ana 11/05/15

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que cuentas. En el hospital tb lo pasé muy mal, mi peque dormido y la enfermera de turno, q no tenia ni idea, echandome la bronca porque no habia despertado al niño para que comiera, lo despertaron, le hicieron la prueba del azucar y ya lo pusieron de mala leche, ya no paró de llorar, en ese momento el solo necesitaba dormir. Tb me paso exactamente lo mismo con el pecho, a lo que no ayudaba nada que cada vez que intentaba darle el pecho, veniera el séquito de visitas que tenia en mi casa detrás, porque ese tema tb tiene pelos…las visitas que llegan a las 5 de la tarde, se sientan, se esperan que les pongas el café por delante y no se van hasta las tantas…desde luego porq era primeriza, para la próxima no voy a ser tan educada…

  • luli 11/05/15

    Hola.
    La verdad a mi me paso algo parecido en el hospital despues de dar a luz, opte por la lactancia materna (pensando que tendria claro) pero no!
    Al principio era gotitas y la niña se ponia a llorar como loca, en fin me dijeron que tenia unos pezones pequeños, me compre las pezoneras para nada fue inutil, segun las matronas tenia que ponerla bien en el pecho pero ni asi eran gotas que no se llenaba pasaba el dia entero sin comer solo un biberon por las noches porque te hechaban la bronca pero nadie me dio nada para subir la leche hay mujeres que les cuesta. Hasta que salimos del hospital y mi madre le compro una de formula.
    Fue realmente una falta de atencion tremenda hacia un bebe, como pueden ser capaz de dejar sin comer a un bebe como si nada solo porque se empeñaran a que le de el pecho!??! Cada vez que recuerdo me dan ganas de denunciarlos o volver el tiempo atras!!
    Por suerte ahora esta super bien!!

  • nekane 11/05/15

    Mi post parto al igual que el parto fueron muuuy sencillos, la verdad es que cuando me preguntan siempre digo que no soy muy buen ejemplo porque no siempre es tan “bonito”. Pero esta claro que tu mayor problema no fue el post parto en si porque el dolor estamos acostumbradas a soportarlo (aunque reconozco q sin el voltaren y lo que me dieron luego no se como lo habria llevado) sino la incompetencia con la que te encontraste en los profesionales que te rodearon, a una mujer recien parida no se le puede pegar la gran bronca por nada porque seguro que ella lo esta pasando psiquicamente fatal por creer que no esta siendo buena madre, porque estamos mas hormonadas que durante el parto y porque no y punto. Seguro que en tu misma situacion pero con una ayuda correcta tu recuerdo seria muuuy diferente. Esperemos que este tipo de actuaciones cada vez se den menos y que los abandonos de la lactancia sea por decision personal y no por desesperacion, y quien dice lactancia dice disfrutar en general de nuestros enanos en esas primeras semanas que pasan tan rapido y no vuelven

  • rocio 11/05/15

    Mi experiencia en el parto fue buena aunque me tuvieron que sacar al niño con ventosas el cuadro médico q me toco se porto estupendamente conmigo y me ayudaron muchísimo a aligerarlo todo. Mi problema fue el postparto q el niño por mucho q chupaba el pecho no comía porque a mi no m subió la leche y después de tres días en el hospital por mas que dije a el niño n estaba comiendo porque yo no tnia leche no me quisieron dar el biberón hasta que el niño se deshidrató y fue entonces cuando el pediatra dio la orden de que cada tres horas me llevaran un biberon y mi niño esta estupendamente muy gordito y muy lindo. Aunque la llegada a casa fue fatal porque mi suegra no dejaba de llamarme cada tres horas para ver si le había dado el pecho al niño porque a ella no le entraba en la cabeza que yo no le diera el pecho al niño aun sabiendo q el pobre se deshidrato y yo cogí un poco de depresión pero bueno salimos adelante y ahora estoy muy contenta y feliz

  • Cristina 11/05/15

    Hace apenas un mes y medio que he pasado por ello y estoy completamente de acuerdo. Tenía bastante miedo al parto sin saber que lo realmente duro vendría después. Sigo dando el pecho a mi niño y si nada lo impide lo seguiré haciendo hasta que me incorpore a trabajar, gracias al personal sanitario tanto del Hospital de Getafe como al de mi centro de salud, que desde la salida del hospital han revisado el agarre al pecho de mi bebés, aconsejadome diversas formas de colocarle para que los pezonez me dolieran menos, el uso de pezoneras,mientras he tenido grietas, de sacaleches para saltarme alguna toma nocturna y que mi marido le diera mi leche con biberón y así yo pudiera descansar algo. Por ello mi consejo es que la que se encuentre en esta misma situación busque ayuda si no se la ofrecen, afortunadamente hay gente muy cualificada y dispuesta.

  • Ana Vanessa pineda toro 11/05/15

    Mi postparto fue un poco doloroso, yo creía que nunca iba a volver a ser igual que antes. El 11 de octubre cumpli las 40 semanas de gestación y el 12 un día después me resbale en mi casa y me rompí el tobillo,con tan mala suerte que me lo hice mil pedazos. Me llevaron al hospital,yo no sabia si al bebe le había pasado algo por la caída en ese momento no me importaba lo que me había pasado en el tobillo.Despues de mirarme el traumatologo y de decidir con la ginecóloga lo que iban hacer pues me provocaron el parto y dos días después me operaron del tobillo.Os puedo decir que yo ya tenía otro parto y que juntándolos los dos no era el dolor tan grande como el del tobillo roto .Me comentaron que los medicamentos para el dolor después de la operación no eran compatibles con la lactancia y que tendría que empezar con el biberón,entonces me llene de valor y pensé que tanto no iba hacer el dolor y decidí no tomar nada y seguir con la lactancia.Fue duro no os voy a engañar pero la fuerza y las ganas de poder darle a mi hijo el pecho me pudieron con todo.Despues me an intervenido dos veces mas por el tobillo y tal vez quede otra pero ya hace 7 meses y mi hijo sigue tomando pecho.
    Espero que mi historia os ayude algo y que pensemos las cosas bien antes de hacerlas porque si nos lo proponemos casi todo se puede por muy difícil que sea la circunstancia. Un saludo .

  • isabel 11/05/15

    Hola chicas!!!!mi parto fue largo,ya que ingrese al amanecer de un martes,me pusieron la epidural a las 6 de la tarde,a las once de la noche empece a empujar y salio a las 3 menos veinte de la manana….todo fue muy bien Adrian peso 3690 y midio 53 y no tuvieron que cortar ni nada,no me dieron puntos!!!era el mayor de mis miedos que tubieran que coser y afortunadamente no lo tubieron que hacer.tomo el pecho 10 meses . Lo dejo por una bronquiolitis que no podia chupar y no sabe lo que es el biberon,nunca lo quiso.los primeros dias de la lactancia se me agrietaron un poco los pezones y me dolian bastante pero en cuanto llegue a mi casa me llego la leche y en pocos dias no sentia dolor ninguno….lo repetiria 1000 veces si fuese necesario.y nada de sangrar 40 dias a los 20 dias ya tuve relaciones con mi marido y estaba limpita.lo mas grande para una mujer son los hijos y en mi caso mis hermanos tambien que los quiero con locura igual que a mi hijo….los amo a los 3 adrian,sergio y ruben

  • Manoli 11/05/15

    ES mucho dolor el que pasas pero siempre recompensa cuando tienes a tu bebe, soy mama de 2 niñas ambas sin epidural, el parto de la primera casi ni me entere pero el postparto madre mia, puntos para dar y regalar la niña me desgarro, con los puntos recién dado se ponen a explorarme porque se me volteo el utero y sangraba mucho pero la sangre se me hizo coagulos enormes dentro, me iban a hacer un legrado pero con las exploraciones salio casi todo, estuve bastante tiempo que me sentaba con un cojín tipo almorranas. el pecho muy bien la niña se agarro muy bien al principio la cogía mal pero la misma enfermera me dijo como hacerlo, yo no he ido a ninguna clase.

    En el segundo 2 años mas tarde, el parto masssss doloroso, pero el posparto estupendo apenas 2 puntos, lo que si me dolian eran las llamadas contracciones del entuerto, cada vez que le daba el pecho a la niña madre mia las contracciones, cosa que con la primera no note.

    Y aqui estoy con mis dos preciosidadas una con casi 3 años y la otra con 6 meses, ahora a perder los kilitos que la teta noooo aldelgaza da muchaaaa hambre

  • ainhoa 11/05/15

    Buenas tardes, mi nombre es ainhoa y tengo un bebe de 6 meses, para mi el 1 mes también fue lo peor de mi vida, en el hospital todo muy bien conseguí dar el pecho el niño ni se oía…ingenua de mi pensaba pero que bueno que ni se oye….
    Pero todo cambio al llegar a casa esa misma noche el niño no paraba de llorar como asfixiado yo dolorida x episotomia mas hemorroides y sin poder dormir, pues al día siguiente por la mañana corriendo al hosp. Tras una noche horrorosa sin dormir ni 1 min. Y toda la noche calmando al niño… Pues de camino al hospital. Hecho una pedazo de flema que me quede asombrada… Cuando llego al hospital ya el niño no tenia nada y me dicen” seguro que no aspiraron bien al niño y se quedo con flema”…. Bueno mi cara era un poema….
    Pues a partir de ahí con dolor ma pecho cada 2 horas aprox. Mas visitas…m pareja solo tuvo 4 días libres ya que había empezado a trabajar hacia un mes y no le dieron los 15 días…. Pero bueno luego ha ido a mejor todo

  • Lourdes 11/05/15

    Totalmente cierto, me paso absolutamente todo lo mismo que a ti. El parto con ventosas super doloroso, la epidural poco efecto hizo en ese momento. La episiotomía horrible, pasaron meses hasta q se me fue el dolor. El dar de mamar a mi hija fue otro largo sufrimiento, hasta q opte por el sacaleches. Cuando se lo comente a la matrona en la primera revisión, me echo tal bronca por no darle el pecho directamente q salí de allí llorando y no volví. Definitivamente es la peor etapa, te ves horrible, y en mi caso primeriza, con mil dudas sobre cualquier cosa. Menos mal que todo pasa. Mi hija tiene casi 1 año pero aunque al final SÍ merece la pena, no creo que sea capaz de volver a pasar por lo mismo.

  • mamá D 11/05/15

    Qué cierto es todo cuanto cuentas y qué poc se atreven las mamás a decirlo. Te sigo. Ya nos leemos quepiensanlasmamasd.blogspot. com

  • Eva 11/05/15

    Hola a todas, me ha encantado este post. Soy madre de un niño 2 años y 7 meses y he entendido perfectamente la situación tan bien explicada del post. Os cuento mi experiencia.
    Yo tuve un embarazo bastante malo, los 4 primeros meses no podía moverme, tenía que estar de reposo. Yo estaba encantada con el embarazo, después de haber tenido un aborto. Vomitaba todos los días durante los 7 meses del embarazo. Mi mayor desilusión fue que me dirían que no iba a poder dar a luz, mi idea era tener parto natural y sin epidural, si ya lo se, estoy loca, todo el mundo me lo decía, pero era mi intención, llore mucho. No podía dar a luz por tener placenta previa exclusiva total, con riesgos tanto para el feto como para mi por posibles hemorragias. Después del embarazo tan malo que tuve, hasta con dolores, no sabia que lo peor estaba por llegar. Tuve una operación, no cesaría y fue horrible mi post parto. Todavía lo recuerdo y lloro, un mes y medio sin poder coger a mi hijo, 2 meses para estar casi recuperada. La lactancia fue todavía peor, cada vez que tocaba la toma, yo no paraba de llorar, me succionaba tanto y me mordía, tenía grietas, sangraba, los pechos eran globos a punto de estallar, esa sensación y esos dolores son mas que horripilantes. Pero aún así aguante y aguante y todavía no se ni como lo conseguí, pero pasado algunos meses ya no sentía dolor y le di la lactancia 22 meses y no mas por problemas míos de salud.
    Estoy totalmente de acuerdo con el post de que las películas solo nos pintan mal el parto, pero realmente no es así, lo peor llega después, y sobre todo la llegada a casa del hospital, es un cambio para los dos aunque sean pocos días, pero se nota y el bebe también lo nota.
    Pero a día de hoy, quiero volver a intentarlo, quiero volver a sentir como crece alguien dentro de mi y volver a sentir ese amor tan grande cuando le ves la carita por primera vez… Y volvería a hacer todo igual, aunque el sufrimiento sea tan grande la recompensa todavía es mucho mas….
    Muchas Gracias…!!!

  • cristina 11/05/15

    Madre mia!! mientras leo el post estoy llorando puesto que acabo de pasar por esos horribles 15 dias!. Tuve el mismo parto que tu e incluso me lo provocaron y mi niño no estaba preparado para nacer. Lo de las manos todo el dia en la boca.. una auténtica tortura porque te sientes inutil, pero preguntes donde preguntes te dicen que hay que adaptarse y que dar el pecho es a “demanda”(he llegado a odiar esta palabra). Al final he tenido que suspender la lactancia ya que me ha dado una paralisis facial por estres.. Asi que admiro a todas esas mamas que lo consiguen.

  • Vanessa 11/05/15

    Hola mamis!
    Cruz…para mí, mi primer postparto también fue 15 días horribles. 42 semanas, parto inducido, dilate en menos de 2 horas 8 cm…sin epidural, però soporte muy bien el dolor. El peque no estaba bien colocado y después de 20 min hubo sufrimiento fetal y nació por cesárea. Los 2 primeros días en el hospital, muy bien. Estaba feliz con mi bebé y mi marido pegadito a mi. Mi bebé tampoco supo cogerse al pecho, se ponía morado llorando cada vez que lo colocaba en posición para amamantarlo. Tuve la suerte de que las enfermeras, de todos los turnos, fueron un amor.
    Me ayudaron a probar varias posturas, sin éxito. Una de ellas le metió el meñique en la boca y me dijo que tenía el paladar alto y largo…que probara con pezoneras, tampoco resultó. Y finalmente me animaron a probar con el sacaleches, y del biberón mamaba sin problema. Pero claro, en un mes, deje de generar leche en cantidad, porque el sacaleches no estimula el pecho igual que un bebé y se me cortó.
    El caso es que al tercer día me dio un bajonazo anímico terrible. Sólo sentía ganas de llorar. El miedo se apoderó de mi por completo, miraba a mi bebé tan indefenso, me aterraba la muerte súbita, no lograba quitarme ese miedo de mi cabeza.
    La mañana del cuarto día, vino una de las enfermeras a despedirse de nosotros, y yo me eché a llorar como una magdalena. La enfermera intento consolarme y averiguar que me pasaba. Temiendo que fuese depresión postparto llamó a la matrona y esta me derivó a la psicóloga a los 20 días de haber parido.
    Fueron 15 días, justos. Me sentía triste y me daba miedo encariñarme con mi niño por si le pasaba algo. El bebé dormía super bien, tenia que darle la toma y ni se despertaba, pero yo era incapaz de dormir. Me despertaba sobresaltada cada media hora para mirar si respiraba.
    Finalmente en la visita de la psicóloga, me dijo que ese sentimiento de tristeza lo padece el 75 por ciento de las parturientas y empieza el tercer día después del parto, conocido clínicamente como “baby-blues” si no recuerdo mal. Dura máximo 15 días, si ese estado supera los 15 días y/o va acompañado de repulsa hacia el bebé, podemos estar ante un caso de depresión postparto.

    Sin embargo, hace dos meses tuve a mi segundo hijo, también parto inducido a las 38 semanas porque no aumentaba bien de peso en el vientre, esta vez parto vaginal sin episeptomía. Decidí darle biberón desde el primer día. Y si que he estado sensiblona los primeros días, sobretodo porque me aterraba que el mayor comiera celos, pero nada que ver con aquellos 15 días.

  • Silvia 12/05/15

    Bueno pues mi embarazo fue buenísimo y el parto y post parto un poco pesadilla la verdad. Rompí aguas y me dejaron muchas horas no dilatada y en vez de ponerme oxitocina me dejaron esperando para hacer su cambio de turno, a mi niña ya la habían bajado las pulsaciones varias veces, pero no hicieron mucho caso, al final 10 min antes del cambio de turno me llevaron corriendo a quirofano pq la bajó muchísimo el pulso. Asique episotomia a lo bestia, apretandome encima de la tripa y con ventosa, a todo esto todo el mundo gritandote y como si eso lo hicieses cada día, y el cirujano esperando X si tenia que hacer cesárea, al 3 empujón apreté con todas mis fuerzas y salió, pero yo no la vi moverse y estaba moradita. Se la llevaron a neonatos y nadie te dice si está b o donde está, y tu muerta de dolores.
    X fin me la dieron y era muy pequeña, pero se enganchó en el mismo quirofano. Lo peor fue el agobio de visitas y de suegros, y la recuperación de los puntos y demás, además que tampoco sabes mb como organizarte y encima con tanta visita era imposible, para mi eso fue una pesadilla.
    Pero bueno es una historia y todo pasa,ahora tiene 7 meses y está preciosa, asique animo mamis que cada una es un mundo. Yo X lo demás todo super b, aun toma pecho,jajajaja. La encanta. Saludos a todas.

  • Ester 12/05/15

    Ha sido leer tu experiencia y transportarme a la mía. Después de 22 h dilatando, la fase de la expulsión fueron 5 min pero no acabo alli. Estuvieron cosiendome 1 hora y media. Recuerdo aquellas dos semanas agridulces. Y luego el tema del pecho, que agobio! Me paso lo mismo q a ti y me sacaba leche y se la daba en la revisión del mes me dijeron q no habia cogido peso y decidi pasar a la leche de fórmula. El momento del pecho era una tortura, Abril no paraba de llorar y yo sufria al verla con ese llanto. Esta claro que hay cosas que no te cuentan pero con todo lo que vivi con el nacimiento de mi niña he ganado experiencia y si en un futuro se vuelve a repetir todo me lo tomaria de diferente manera.

  • Alba 12/05/15

    Me siento muy identificada… En mi caso pasaron todas las enfermeras que hubo esos tres días a pellizcarme los pechos, compré las dichosas pezoneras… Incluso la enfermera pediátrica me llegó a decir que la leche sacada con el sacaleches no era tan buena como directamente del pecho, que fuera a grupos de apoyo… Ahí me cuadré y se terminó mi lactancia materna. Si tengo otro hijo y no coge bien el pecho a la primera, tengo muy claro que va a tomar biberón, lo que eché en falta es que nadie (ni profesionales ni en mi entorno) me dijera que no pasaba nada por no dar pecho. Está la gente muy obcecada con la lactancia a ultranza.

  • Marta del Rio 12/05/15

    Eso se llama depresion portparto, lo mio fue eso mezclado con ansiedad pero tuve muchos problemas en el embarazo y en el parto pero mis mellis estan aquí ya hace 5 meses y ya volvieron mis hormonas a la normalidad

  • A mí me pasó exactamente lo mismo con el pecho y mi bebé. Me parecía que no se alimentaba bien y en el hospital nadie dedicó un minuto a ayudarme. Sólo me estrujaron los pechos (que vaya si duele) para demostrarme que salía leche y ala, a apañarse.
    Yo tardé dos semanas en pasarle el biberón después de intentarlo todo con pezoneras, la dichosa jeringa del infierno, matronas especializadas…
    La mejor decisión que pude tomar fue pasarle al biberón porque estaba pasando más hambre que el perro de un mendigo.
    Algún día yo también escribiré a este respecto porque tengo bastante trauma de la experiencia.

  • Cristina Encinas 12/05/15

    Madre mía Cruz, qué identificada me he sentido con tus palabras. Mi niña tiene ahora cuatro meses y aún se me revuelve el estómago cuando recuerdo el postparto. La primera noche en el hospital, después de un parto eterno con forceps y ventosa y siete puntos de episiotomia, me “recomendaron” despertar a la bebé cada hora para que se agarrara al pecho!!! Finalmente conseguí que se enganchara pero me da una pena terrible recordar nuestra primera noche juntas con tanto dolor. La gente no lo pone fácil y nos da “consejos” que no pedimos. Al final nos cuesta pero siempre llegamos a la conclusión de que lo hacemos bien y que confiar en nuestra intuición como madres es lo mejor. Mil gracias por escribir estas duras líneas

  • Maite 12/05/15

    Me he sentido tan identificada con tu situación, entre la depresión post parto y el hecho de sentir esa angustia tan grande e inexplicable, el llorar por todo y por nada y que los pediatras insistieron con la lactancia materna y hacernos sentir mal porque damos un biberón, mastitis, grietas, episiotomia y cansancio.

    Nada de esto me lo explicaron en las clases de preparación al parto, además que quizás por ser un tema tabú o por no llenar de miedos a otras futuras madres, pero a veces la ignorancia en este tema si hace daño porque cuando ocurre simplemente nos dicen que es normal y ahí te quedas nuevamente hundida, hasta que das con el alma caritativa que nos ilumina y en mi caso superar una episiotomia contracturada y vejiga desplazada a través de masajes y radiofrecuencia, todo muy doloroso pero con muchas ganas de volver a ser madre.

  • Maria Jose 14/05/15

    Hola a tod@s! Me gustaría compartir mi experiencia del post-parto porque para nada ha sido negativa, y quiero dar ánimos a todas las madres primerizas que están a punto de tener a sus pequeños en brazos.
    Hace tres meses que nació mi hija, Julia. El parto acabo en cesárea, ya que Julia estaba muy agustito en mi barriga, y aunque se intentó inducir la cosa no pudo ser.. Pero mi recuerdo es muy bonito igualmente. La recuperación fue rápida, a los dos días me dieron el alta y todos los días he salido a pasear.
    Los primeros días son un periodo de adaptación con nuestros bebes, nadie dice que sea fácil pero con paciencia y cariño todo se consigue. A mi los pechos me dolieron durante un tiempo corto, sobre dos semanas o así, pero aguantando un poco se consigue la maña suficiente para remendar los errores q nos llevan a ese dolor.
    Cada día son muchos los avances, y antes de que nos demos cuenta nuestro bebe nos deja dormir mas, se agarra bien al pecho, comprendemos su llanto… Y nos sonríe!!!
    Mucho animo a todas las futuras mamás q lean este comentario porque van a vivir experiencias únicas y geniales.
    Una mama primeriza

  • wow, te entiende perfectamente!! El postparto es de lo más difícil y lactancia es todo menos sencilla. Con mis primeros dos hijos, yo también tiré la toalla muy pronto por desesperación y falta de orientación. Con el tercer bebé, estaba empeñada en darle pecho y curiosamente encontré toda la información que necesitaba online. Gracias a dios, le pude dar pecho a mi bebita hasta que cumplió 18 meses. Es cierto que las primeras semanas son terribles, pero poco a poco, la vida se va haciendo menos pavorosa, hasta que, como dices, pensamos que lo volveríamos a hacer otra vez porque es muy cierto que vale la pena. ¡Qué valor el de nosotras las madres!

  • Ana Quiroga Pastoriza 09/06/15

    Hola Cruz. Soy madre de unos maravillosos gemelos nacidos hace 8 años de forma prematura y me alegro de que comentes abiertamente por lo que has pasado. En multitud de ocasiones, una no sabe a lo que se enfrenta cuando está embarazada y tampoco el estado, los sentimientos y las sensaciones que una vive en el embarazo, en el parto y, sobre todo, en el “dichoso” puerperio. Esto me llevo hace unos años a crear un servicio especializado y muy cuidado, que conocí en los países del norte de Europa, en el que la matrona acude a tu domicilio una vez se produce el alta hospitalaria para acompañarte tanto desde el punto de vista sanitario como emocional. A título informativo os incluyo el enlace donde tratamos todos estos temas http://www.natalis.es y os animo a consultar, solicitar información y, sobre todo, a que no os sintáis solas en esta situación. Me alegro de que se de luz a las emociones y necesidades de esos días tan felices y a la vez tan difíciles.