Mami, ¿por qué somos del Atleti?

 

Hasta la semana pasada no había revelado mis colores futbolísticos por estos lares. Lo hice a través de Twitter con motivo de la final de la Europa League y espero que los lectores que no comulguen con el sentimiento atlético no salgan espantados del  blog, que hoy se tiñe de rojiblanco, porque ganar un título europeo no es algo baladí y si es el primero que vive tu hija, pues una lo toma con más cariño si cabe.

El día del partido adelanté la hora del baño y de la cena de Olivia. Preparé el escenario, con la bufanda y la mascota Indi que le trajeron los Reyes a nuestro lado para animar. El partido fue emocionante, pero sin llegar a sufrir tal y como estamos acostumbrados. Con los goles, la peque nos miraba a su padre y a mí flipando; nunca nos había visto en plan hincha, y luego aplaudía, con sus minimanos.

Con el pitido final llamamos eufóricos a mi hermano Víctor, el fan más fan de todos los de la familia, que ya se estaba preparando para ir a Neptuno con su novia y amigos. Según él, Olivia es el talismán del Atleti porque el mismo día que nació el equipo ganó 0-1 en Riazor. Ojo al dato.

Le di la opción a mi santo para marcharse a celebrarlo, pero se quedó con nosotras. Yo ni me lo planteé. Para mí, las celebraciones en multitud han pasado a la historia. Será la edad o mi pánico a una estampida pero no repito mi experiencia del año del doblete, cuando nos plantamos en Neptuno mi madre, mi hermano y yo a desahogar nuestra alegría tan pocas veces expandida. Una oleada de gente casi me llevó en volandas alejándome de ellos y no veía manera de salirme de la corriente… qué horror.

Y ahora me pregunto, ¿el atlético nace o se hace? Crecer en una familia de atléticos como la mía te da muchas papeletas para ser rojiblanco, pero también se han dado casos de ovejas negras (blancas, en este caso).  Además he tenido la suerte de que mi familia política también es colchonera. ¿Qué haríamos si Olivia nos sale de otro equipo, cuyo nombre no quiero ni mencionar? ¿Me preguntará algún día eso de “mami, por qué somos del Atleti”? Después de una sequía de catorce años sin títulos, de nuevo podemos decir que somos campeones de Europa, y podré explicarle mejor a Olivia por qué somos del Atleti, aunque la verdadera respuesta no está relacionada con los títulos sino con una forma de ser diferente.

Si algo gana por goleada el Atleti es en publicidad. De la mano dela agencia Sra. Rushmore, una de las mejores de este país, han conseguido que sus anuncios gusten a todo el mundo y reflejen perfectamente lo que los aficionados sienten en cada momento. Por supuesto, sus creativos son rojiblancos y algunos de los spots se han inspirado en sus propias experiencias con sus hijos.

En el fondo el fútbol es una excusa para formar parte de un grupo y disfrutar y sufrir en compañía. Es un vínculo que une a mi familia, desde luego. Con mis amistades no he tenido tanta suerte, porque mis mejores amigas son todas del Madrid y se iban juntitas a ver a los jugadores entrenar a la Ciudad Deportiva. Ellas se volvían locas por Zamorano Luis Enrique y Hierro (¿?) y yo suspiraba por un portugués de ojos verdes: Paolo Futre.

¡Aúpa Atleti!

 

Siguiente >>

<< Anterior