Mi primer antojo: una pared ilustrada

El sábado pasado quedamos para comer en casa de unos amigos y ojiplática me quedé cuando, de camino al baño, vi que habían pintado una de las paredes de uno de los dormitorios; pero no de cualquier manera, sino con una viñeta de Tintín (nuestro amigo es un friki de estos cómics). Me colé y me quedé 5 minutos extasiada, mirándolo. No se trataba de ningún vinilo, sino de una ilustración hecha a mano en la que se notaba hasta la perspectiva (luego descubrí que era obra de un diseñador gráfico que en la blogosfera se hace llamar Mr. Wall). “¡Yo quiero uno como estos!”, fue lo primero que pensé. Luego me acordé de que en mi casa hay un gotelé más grumoso que los primeros biberones de Martina. Aún así, no me di por vencida…

Nuestros amigos nos comentaron que solo había tardado tres mañanas en pintarlo y que el tío era era un crack como ilustrador, así que cuando llegué a casa, lo primero que hice fue meterme en Google y buscar “Mr. Wall”. A algunas embarazadas les da por comer helado o chocolate; a mí, por las patatas fritas, la pasta en todas sus variantes y ahora ¡por las paredes ilustradas!

Al saber que estábamos embarazos, decidimos buscar una casa un poquito más grande y, sobre todo, con un acceso más fácil para la logística de los capazos y carritos (con Martina ya me dejé los riñones en una de las cuestas de mi urbanización y con 38 añitos tengo que empezar a cuidarme…) y resulta que la casa a la que nos vamos alquilados tiene las paredes lisas, así que ¿qué es lo primero que hice? ¡Llamar a Mr. Wall! En su blog ya había leído que también realizaba trabajos en gotelé con buenos resultados (el dormitorio de la pared rosa que aparece en el collage de fotos de abajo tiene gotelé), pero supongo que trabajar en paredes lisas debe de ser mucho más agradecido.

Lo bueno es que tú le mandas las fotos de las paredes que quieres decorar, las medidas y el motivo o dibujo que te gustaría plasmar y él te hace un fotomontaje de cómo te quedaría, además de presupuestártelo. Cuando el espacio se lo permite, utiliza un proyector para plasmar en la pared el fotomontaje aprobado previamente por el cliente. Dibuja las líneas fundamentales con lápiz de grafito, apoyándose en la proyección y, a partir de ahí, va pintando a pincel con pintura acrílica (pintura al agua), para finalmente perfilar con el propio pincel y también con rotulador negro. El resultado es una pasada. Aquí os he dejado algunas muestras de su trabajo.

Yo todavía tengo que decidir qué pintar en las habitaciones de Martina y de la otra renacuaja  (ya me han dicho que será niña). Tengo un montón de ideas, pero aún no me he decidido, así que soy toda oídos si alguien me quiere echar una mano… ¡Feliz miércoles!

    • Marta
      18/06/14

      Me encanta, me parece a la vez que original una preciosidad. Aunque si pintas una pared así, te puedes cansar de verlo… Pero siempre se puede pintar encima ;)

        • Laura
          18/06/14

          Claro, claro, por eso hay que pensar muy bien qué pintar porque luego lo vas a ver todos los días… Desde luego el tío es un crack. Al menos a mí me parece dificilísmo pintar sobre una pared y conseguir perspectiva. ¡Ya os contaré cómo me queda!

    • ¡Una belleza! ¡Qué manos tiene el Mr.Wall! Me parece dificilísimo . Me ha encantado el paisaje marino y el de los cohetes.

        • Laura
          22/07/14

          Es que se lo curra mucho y si te acercas a sus pinturas ves todo tipo de detalles. ¡Es una pasada!