Normandie ondarreta: un restaurante 10 para padres y niños

 

Hace un par de semanas, celebramos el cumpleaños de Martina en Normandie Ondarreta en El Molar (Madrid) y nos encantó. No tienen ni menú infantil, ni cambiadores, pero ni los echamos en falta porque el resto de cosas suplió esta carencia con creces: terraza, zona de chill out, jardín con columpios, animadora infantil, tronas, comida riquísima y unos camareros súper amables.

Lo primero que me gustó de este restaurante fue lo amables que fueron por teléfono (les cambié la reserva tres veces) y luego, comprobar que esta amabilidad se hacía extensible a la sala, donde los camareros parecían disfrutar entre tantos niños. El sitio es muy acogedor porque es una casona de piedra y madera llena de saloncitos privados, con terraza climatizada, un porche y un jardín con columpios y área chill out. Mientras que Martina se lo pasaba en grande con su prima Carla en el jardín, nosotros pudimos comer a gusto y siempre viéndolas a través de unos ventanales enormes.

Los sábados y domingos de 15.30 a 18.00 (excepto en mayo; supongo que por el tema de las comuniones) tienen a una animadora infantil, María, que se ganó a los niños desde el primer minuto. Jugaron por todo el jardín, se pintaron la cara e hicieron pulseras.

El restaurante dispone de tronas, pero no de cambiadores y tampoco tiene menú infantil, pero a nosotros ni nos hizo falta y eso que íbamos con tres niñas. Les pedimos croquetas, risotto de boletus y hamburguesa (hecha en parrilla de carbón) y tan contentas. Los mayores también comimos de lujo. Los medallones de Ibérico sobre tosta de morcilla con torta del Casar son un escándalo y los postres, buenísimos (yo me tomé sus crepes Sussete que hacen al momento delante de los clientes).

En Madrid hay tres restaurantes del mismo grupo (en Las Tablas y La Moraleja), pero este de El Molar es el único que cuenta con zonas exteriores tan chulas. Importante: el restaurante está en la Carretera de Burgos km 36.4. Os lo digo porque nosotros nos fiamos de Google Maps y nos perdimos por completo porque nos llevó al pueblo de El Molar (tienen registrada mal la dirección).

    • Adriana
      24/02/16

      Que buen plan! No es fácil encontrar un restaurante que satisfaga las exigencias de padres y pequeños. Menlo apunto!