Operación pañal finalizada con éxito: el chantaje vale

Nunca pensé que la operación pañal se nos fuera a dar tan bien. Comparada con la operación chupete, ha sido coser y cantar. Se nos echaba el tiempo encima (en septiembre entra en el cole y no puede llevar ya pañal) y varios viajes y la boda de mi hermano en junio nos había hecho retrasar el día del adiós.

Una vez decidida, quedaba lo más difícil; convencer a Olivia de que ya era una niña mayor y que tenía que usar el orinal (también llamando “ununal” en su idioma). En clase ya lo usaba siempre (su profesora es de las que prefiere ponerla cada dos horas en el orinal para que haga pis y así mantener el pañal seco.  Cuando lo consiguiera varios días mañana y tarde ya se podíamos quitar). En casa, el orinal de Peppa Pig tenía su lugar en el baño desde el año pasado, pero no quería usarlo. Así que me decidí por el método que me había funcionado con el chupete: el soborno.

Para desterrar al tete, había utilizado su deseo por tener unos patines, pero en esta ocasión se me ocurrió que tenía que ser algo relacionado con su peli favorita, “Frozen”. Así que le dije que si hacía pis y caca en el orinal le regalaba el castillo de “Frozen” y aceptó el trato. Cada vez que hacía pis, yo le decía que ganaba dos puntos y si hacía caca, cinco puntos. Los dos primeros días se hizo pis encima una vez cada día, pero en ambas ocasiones estaba jugando entretenida con más niños y no le dio tiempo. Pero las demás veces, me avisaba y llegó a hacer seis veces pis en un día en el orinal. También caca (una vez cada día). El primer día de cole (tercero sin pañal) se hizo dos veces en clase, pero ese día no estaba su profe habitual y yo creo que la trastocó. A partir de ese día, todo fenomenal.  Ni una vez más se ha hecho pis ni caca y ya hace casi dos meses desde que se lo quité.

Lo mejor de todo es que yo me he sentido liberada, como si me lo hubiera quitado yo. Y sobre todo, que por fin me deshago del cambiador que tenía en el baño (era una bañera cambiador con patas de las que se colocan encima del bidé), último cachivache que me quedaba en casa de la fase bebé. ¡Ya tengo una niña mayor!

Mi moraleja de esta historia es que no hay que adelantar fases y quitarles demasiado pronto el pañal puede ser perjudicial (o al menos un engorro escatológico). Está claro que Olivia estaba superpreparada para hacerlo y puede que un par de meses antes lo hubiéramos conseguido también, pero ha sido tan fácil de esta manera que me alegro de no haberlo intentado antes.

Y vosotros , ¿qué consejos daríais para quitar el pañal fácilmente?

    • Arlette
      12/08/14

      Cruz, totalmente de acuerdo, mi hijo mayor es de mayo y de lo quité en 10 días cumplidos los 3, en julio, nunca más se hizo nada. Mi hijo pequeño parecía a modos de ver de su profe más maduro y con dos años recién cumplidos se lo quitó, y fue un calvario y un andar con cambios de ropa, un corre corre y dos meses con escapes eventuales. Muchas mamis quieren decir orgullosas que sus niños han hecho ciertas cosas muy pronto: andar, hablar, leer, etc, y cada niño es un mundo y tiene su madurez, todos llegan!!! pero lo del pañal que depende más de nosotros que los forzamos, mientras más tarde, mejor y más rápido y esto lo he contrastado con muchas otras mamás. Felicidades Olivia!!!!

    • Mamamedusi
      12/08/14

      En nuestro caso, iniciamos la operacion pañal por recomendacion de su profe de la guarde el mes de junio del año pasado, yo tnia mis dudas pero confiamos en su criterio y acerto. Nos fuimos ya de vacas sin pañal, aunque aun mantenemos el de la noche porque hay escapes, el dia lo tiene perfectamente controlado.
      Eso si… nosotros tb recurrimos al (dulce) soborno, con lacasitos y similares sobre todo para la hora de la caca! Jajaja al fina todo vale
      Un abrazo!