≡ Menu

En Europa, solo uno de cada cinco graduados en Ciencia y Tecnología es una mujer. El informe PISA que elabora la OCDE revela que los chicos son mucho más proclives a imaginarse a sí mismos como tecnólogos, ingenieros o científicos cuando se les pregunta por su futuro profesional. La Comisión Europea ha alertado de que en 2020 existirán 900.000 empleos sin cubrir en el campo de la tecnología. Si no impulsamos el interés de nuestras hijas por los estudios STEM (Science, Technology, Engineering y Mathematics), nunca conseguiremos reducir esta brecha.

Ahora mismo Olivia, con 6 años, quiere ser profesora. Imagino que es una respuesta muy habitual entre niñas pequeñas, pues sus modelos más cercanos son sus maestras. La ciencia está comenzando a interesarle y le gusta mucho hacer experimentos caseros, como este que os pongo en vídeo:

 

Un reciente estudio realizado por Microsoft entre adolescentes europeas muestra que, a los once años,las niñas tienen un interés por la Ciencia y la Tecnología equiparable al de los niños, pero que este interés decae significativamente a partir de los 15 años. Existe, por tanto, una ventana de apenas cuatro años en la que la escuela, las familias y las entidades que trabajan en este ámbito deberíamos centrar nuestros esfuerzos para evitar que las adolescentes pierdan su interés inicial por los estudios STEM.

El estudio destaca que, pese a los esfuerzos realizados en este sentido, sigue siendo necesario destacar y dar visibilidad a mujeres científicas de éxito y trabajar en el aula y en el hogar en presentar ‘role models’ en este ámbito. Los profesores (y muy especialmente las profesoras), las familias (particularmente las madres), los hermanos y hermanas y los compañeros y compañeras de clase juegan un papel fundamental a la hora de fomentar el interés de las niñas por la Ciencia y la Tecnología.  Con motivo del Día del Libro, en el colegio de mi hija nos invitaron a los padres a ir a leer cuentos. Les leí el de Marie Curie de la colección Pequeña&Grande de Alba Editorial y les encantó. En casa Olivia lo suele leer mucho. Es ilustrado y resume la vida de la científica de origen polaco en rimas muy acertadas.

marie curie cuento

marie curie cuento

Marie Curie 3

Según el mismo estudio, la falta de modelos femeninos en Ciencia y Tecnología impacta negativamente en la confianza de las niñas interesadas en este ámbito. Tres de cada cuatro niñas piensan en un hombre cuando se les pide que visualicen a una persona que trabaje en el campo de la Ciencia y la Tecnología.

Las niñas deberían tener contacto de primera mano con el entorno científico-técnico y con mujeres que trabajan en este ámbito. En este sentido, las visitas a laboratorios de investigación o empresas del ámbito de la tecnología podrían ser maneras para despertar su interés. En casa podemos aportar con  visitas a museos y exposiciones los fines de semana, lecturas como la del cuento que os he citado, actividades como experimentos caseros. Y el mensaje está claro. Pueden ser lo que quieran, desde profesoras a científicas, ingenieras o doctoras. La ciencia y la tecnología no tienen género y las mujeres tienen mucho que aportar.

Así que ¡manos a la obra!

Print Friendly, PDF & Email
COMENTARIOS
0

Déjanos un comentario