Por qué nos gusta tanto en casa masha y el oso

 

Aunque los expertos en nutrición y profesionales de la educación digan que no es bueno comer delante de la tele, confieso que mi hija  desayuna mientras ve ‘Masha y el oso’ (Canal Panda) con su padre, que es el que la prepara y la lleva al cole. Mi marido, que tiene espíritu crítico para todo, ya me había comentado que les encantaba esta serie. “Pero, ¿a ti también?”, le pregunté.

“Sí, tiene una gran economía narrativa, con los diálogos justos cuenta historias que siempre son distintas y describe a sus personajes, que se mantienen fieles a sí mismos. En cada capítulo se muestra una pequeña lección vital, entretenida, divertida e irónica. Además, la música es muy importante, con referencias a los clásicos”, me contestó.

He de señalar que tan solo ha puesto a la misma altura “Peppa Pig” y “El pequeño reino de Ben y Holly”. Así que me puse a ver algunos capítulos grabados (uno de ellos era en el que juegan al tenis, con guiño a Sharapova incluido, y el otro, uno en el que Masha les da una paliza jugando al ajedrez a Oso y al tigre) y ciertamente les di la razón.  Así que decidí investigar sobre esta serie, de la que me gusta además que su origen no sea anglosajón, como la mayoría, sino ruso.

                                       Cuando juegan al ajedrez, las posiciones que muestran en la serie son reales

Estrenada en 2009 (aunque hasta 2015 no llegó a España), la producción, inspirada en un cuento infantil ruso,  está protagonizada por una niña llamada Masha y varios animales, aunque el que se lleva el mayor protagonismo es Oso. Aunque los animales sean antropomórficos, no hablan. Solo Masha y dos personajes menos habituales (su prima Dasha y Papá Noel) lo hacen.

Sus capítulos duran entre siete y ocho minutos y tienen un gran éxito en internet (por ejemplo, uno de ellos, el de ‘La avena de Masha’, en el que la niña cocina kasha (una especie de papilla de cereales) y le regala a todos los animales del bosque, superó el año pasado los 1.000 millones de visitas en YouTube, convirtiéndose en el primer vídeo ruso en alcanzar esa cifra.

Una de los puntos fuertes de la serie para el espectador adulto (y creo que también para el pequeño) es que nunca sabes lo que va a pasar en cada episodio. Masha es como es (traviesa) y siempre le acompaña la aventura pero la estructura del guion es libre y no está atada como es el caso de “Dora, la exploradora” o la “Doctora Juguetes”.

En septiembre del año pasado, circularon varios rumores de que Animaccord ponía fin a la producción, pero el estudio lanzó un comunicado negando este hecho y anunciando que estaban trabajando en la tercera temporada, así como en el  ’spin off’ “Los cuentos de Masha”.

Por cierto, ¿sabíais que Masha tiene cuenta en Instagram? A través de ella podéis descubrir más detalles sobre la serie y poner cara a las dos niñas que han dado voz, hasta ahora, a la Masha original, Alina Kukushkina y Varvara Sarantseva.

¿Ven vuestros hijos la serie? ¿Qué es lo que más os gusta de ella?

 

Post relacionados: 

Todo lo que siempre quisiste saber sobre Pocoyó

Todo lo que siempre quisiste saber sobre Peppa Pig

    • María P
      29/03/16

      A nosotros tambien nos encanta. Me parece que se salen de lo típico y la musica me parece fundamental para la serie. Es sencilla, pero es de los pocos dibujos que vemos los tres juntos. Seguiré su Instagram.

    • Luis
      07/04/16

      Es una super serie . Esta basada en La integración entre niños y adultos. Masha retrata perfectamente s una niña de 3 años y el oso a un adulto bonachon con ella. La mimica del oso es genial. Las canciones son pegajosas y mezcla realidad con fantasía. Ademas de que la animación es buenisima (igual o mejor que Disney). Divertida para peques y grandes.

    • Sheila
      04/05/16

      Mi niña nació en el 2009 y con menos de un año por casualidad dimos con esta serie en internet. Fueron los primeros dibujos que vio, y a pesar que era en ruso la encantaba. Pedía los dibujos de la ” nena” ( como ella lo llamaba ) a todas horas. La verdad que nos llevamos una alegría el día que la encontramos en castellano