Reencuentros, lluvia, apps y una cocina de diseño

 

La semana pasada nos reunimos varias amigas del colegio con nuestros peques. Aunque tenemos contacto a través de Facebook, a algunas de ellas hacía tres años que no las veía. El día era bastante gris y, como dice la ley del tal Murphy, cuando llegué a casa de Ruth estaba diluviando. Momento de crisis para una madre primeriza. ¿Cómo narices saco del coche a la niña sin que se moje?

Por suerte o desgracia, no había nadie alrededor para echarme una mano. Por suerte digo, porque la escena era propia del Pato Donald. Primero saqué la silla, abrí mi paraguas, intenté ponerlo encima para que no se mojara el asiento, el viento se lo llevó, coloqué el plástico de mala manera, desabroché a la niña, le puse el abrigo, quité el plástico (como lo había puesto mal, la silla se había mojado) y senté a la niña. A todo esto, yo ya me había calado. Ahora tocaba buscar el paraguas y sacar la bolsa de la niña y mi bolso. Ah, y una bolsa de ropa para la niña de mi amiga Laura (ya sabéis que el tráfico de bolsas nunca para). Cuando llegaba al portal, una ráfaga de viento se volvió a llevar el paraguas para mí desesperación. Le dejé al portero a la niña con todo el cargamento y volví a por el paraguas. Vamos, una odisea. Si alguna madre experimentada es capaz de contarme cómo se hace mejor, por favor, que lo haga.
Después de esta divagación, regreso al tema del post: la pequequedada. La anfitriona se había currado una merienda estupenda con gelatinas caseras y todo. Los niños, en total hubo cinco (tres nenes y dos nenas), se portaron fenomenal y nos dejaron ponernos al día: primero de hablamos de temas obvios como el trabajo, guarderías, biberones y demás, para después pasar a las aplicaciones para el iPhone, Twitter y las series de televisión. Esos fueron los trending topic de la tarde.
Descubrí que Virginia es más serieadicta que yo y nos estuvimos recomendando series (“Cómo conocí a vuestra madre es el Friends del siglo XXI”, dijo ella . Asentí. ”Tienes que ver Mad Men y escuchar la voz a Don Draper”, la sugerí yo). Incluso tiene una app que le informa de los capítulos que van saliendo de las series americanas para estar al día. Por cierto, que también me recomendó una app para retocar fotos que me tengo que bajar, Camera +. Yo casi siempre uso Instagram o Leme Cam. Y HalfTone para enviar alguna imagen divertida (la convierte en cómic).  Ahora he descubierto que Google Chrome también tiene aplicaciones gratuitas de retoque fotográfico, como Pixlr-o-matic.
En otra conversación paralela Laura y Ruth hablaban de decoración. La cocina de Ruth, diseñada por su hermana, nos dejó prendadas a todas y para que nadie se quede con las ganas os pongo dos fotos. Si queréis su contacto también os lo doy: Inés D. Juárez, arquitecta (669 489 315).

Lo raro es que del colegio casi no hablamos.
Aquí dejo una foto de un cumpleaños de Virginia, de los mejores que recuerdo, porque venían hasta payasos.
 

 

 

Siguiente >>

<< Anterior