¿Hablamos de sexo?

 

¿Hay vida después de la muerte? ¿Los supervivientes del vuelo Oceanic estaban en el limbo? ¿Tiene preparado ya Apple el iPhone 5? ¿Hay vida sexual después de tener un bebé? En menudo charco me voy a meter, pero sí, hoy hablamos de sexo.

Diez meses después de que naciera Olivia, mi vida sexual ha vuelto a ser lo que era. Puede parecer una tontería, pero me había puesto en lo peor: que me tocaba de por vida tener dolores. Este es uno de los muchos temas a los que te enfrentas como madre primeriza sin tener ni idea, ni una mínima mención a lo que te espera después de un parto vaginal. Sí, vale, sabía lo de la cuarentena, pero nada más. A mi matrona se le pasó contarnos en las clases que la normalidad sexual iba a ser un espejismo, por lo menos, durante un tiempo bastante largo.

Los primeros meses, que queréis que os diga, ni mi cuerpo ni mi cabeza, estaban para jotas. Entre no dormir y las hormonas haciendo de las suyas, pues eso iba quedando aparcado. Cuando por fin cogimos al toro por los cuernos, gracias a un regalo muy acertado para pasar una noche romántica en un hotel (aunque fuera en Alcobendas, la distancia era lo de menos), resulta que ay, ay, ay, ay…

Consulté a mi ginecóloga y me recetó un gel que se llama mucus y una serie de masajeos con otro producto que ahora no recuerdo. Bueno, con el mucus la cosa mejora, no duele, pero a mí me dejaba los bajos anestesiados. También pregunté a mis amigas, que habían dado a luz antes que yo y todas tenían el mismo problema. Ufffff, o sea que no se me había quedado atrofiado, que era algo normal.

Una vez superado el cómo, toca el cuándo. Esas mañanitas de fin de semana, esas siestas domingueras… ay, eso, ha pasado a la historia. Por lo menos hasta que la niña vaya a la Universidad (apunte del padre: te has pasado, ¿no?). Sin embargo nos quedan al menos dos días al mes en los que, gracias a la abuela, que es una santa, podemos decir eso de “sábado sabadete, cine y …”.

¿Qué pelis estrenan este fin de semana?

 

Siguiente >>

<< Anterior