Siam park, un divertido plan con niños en Tenerife

La pasada Semana Santa estuvimos cinco días en Tenerife, isla a la que guardo mucho cariño porque fue el destino de mi primer viaje en avión con doce años (me doy cuenta de que mi hija con tres años ya ha viajado más veces en avión que yo con doce). Elegimos un hotel en el sur de la isla (donde están las mejores playas), de cuyo nombre no puedo acordarme (tampoco os lo recomendaría, no tuvimos mucho tiempo de buscar y era el típico mediocre de playa, con las hamacas llenas de extranjeros a todas horas y colas para entrar al buffet del desayuno).

Pasábamos el día entre la playa y la piscina y solo hicimos dos excursiones: subir al Teide e ir a Siam Park. Como lo de subir a la cima más alta de nuestro país no tiene mucho misterio y en todas las guías explican las diferentes alternativas (mi único consejo: id abrigados), me centraré en nuestra visita a uno de los mejores planes para toda la familia que ofrece Tenerife: Siam Park.

Ubicado en el sur de la isla (Costa Adeje), este parque acuático de 185.000 metros cuadrados es perfecto para pasar el día. Con una exótica vegetación y una arquitectura inspirada en la cultura tailandesa, al pasar por su puerta te transportas por un lado a Oriente y por otro, a la infancia, con la adrelanina y el nerviosismo que provoca querer probar cosas nuevas y divertirse.

Los niños a partir de tres años ya pagan entrada infantil y os aseguro que Olivia  disfrutó de lo lindo aunque obviamente no se pudo montar en muchas atracciones.  Laura también ha llevado a Martina y también cuenta que se lo pasó en grande.

Para los más pequeños Siam Park cuenta con varias zonas pensadas para ellos:

Siam Beach: es una playa con olas y con arena.

The Lost City: un ciudad llena de puentes, toboganes y agua que cae desde cualquier sitio.

Sawasdee: pequeñas reproducciones de los toboganes de las atracciones de mayores.

El Río Lento: un río para navegar plácidamente a bordo de un flotador gigante.

Por el parque, nos movimos con la sillita de paseo y nos íbamos sentando en las distintas hamacas que están al pie de las atracciones y turnándonos para montarnos en las más atrevidas (la única a la que no nos atrevimos a subir fue a Tower of Power). En la mayoría de ellas te deslizas con enormes flotadores de dos o cuatro personas.

Datos prácticos

La entrada de adultos cuesta 34 euros y la infantil (de 3 a 11 años), 23 euros. También se pueden comprar entradas combinadas con Loro Park con servicio de autobús, con acceso a taquillas e incluso alquilar una cabaña (400 euros el día).

El horario es lo que menos me gustó, porque en la época que fui yo cierran a las cinco de la tarde y ahora en pleno verano a las ¡seis de la tarde!, así que os recomiendo madrugar para aprovechar bien el día (abren a las diez).

Como no dejan pasar bebidas ni comidas, tendréis que elegir entre uno de sus cinco restaurantes. Por supuesto, hay zona comercial donde se pueden comprar camisetas, gorras, calzado para el agua y toda clase de souvenirs.

Por cierto, para este tipo de planes son perfectas las pulseras identificativas de Etic-Etac, y así si se nos pierde el peque nos puedan avisar por teléfono. Podéis elegir entre distintos modelos y cuestan 4,50 euros.

 

Post relacionado:

Siete destinos para pasar unas vacaciones felices con niños

 

    • Laura
      16/07/14

      La verdad es que es muy muy recomendable. Nosotros estuvimos hace menos de dos meses y Martina y Michel se lo pasaron en grande (yo no me monté en casi nada por mi tripilla). El parque es una preciosidad; no es el típico parque acuático. Está muy muy currado. Aunque su precio no es demasiado asequible para bolsillos doloridos, si vais a pasar el día entero merece mucho la pena.