Somos humanos

 

Todavía sigo digiriendo el  documental ‘Astral’ que Salvados (La Sexta) emitió hace una semana y, sobre todo, el que echaron luego, ‘Refugiados, sin noticias de Europa’. ¿Cómo podemos tratar así a seres de nuestra misma especie? ¿Eso es lo que vamos a enseñar a nuestros hijos? Está claro que los niños necesitan adquirir conocimientos intelectuales, pero ¿cómo podemos transmitirles valores tan importantes como la empatía? A veces andamos tan centrados en los deberes, las extra escolares o los planes de ocio del fin de semana que olvidamos que la educación también es clave para que en el futuro nuestros hijos sean mejores personas. A mí me pasa.

Se sabe, por varios estudios, que la empatía está en todos nosotros desde que nacemos (“neuronas espejo”), pero estos mismos estudios también señalan que la empatía es una habilidad socioemocional educable. Y la empatía está en la base de la solidaridad. Por tanto, sí está en nuestras manos el que nuestros hijos sean adultos empáticos o, por lo menos, con cierta tendencia a la empatía.

Después de ver ‘Astral’ y ‘Refugiados, sin noticias de Europa’ me quedé helada. Paralizada. Me parece increíble que haya personas a tan solo 7 horas de avión de España que estén tan increíblemente desesperadas para lanzarse al mar con sus hijos en esas condiciones (sin equipaje, sin apenas comida y bebida e, incluso, sin zapatos, como explican en el documental). ¿Qué tiene que haber en sus países (sobre todo en Siria) para que la gente huya de esta manera? También lo explican: violencia, guerra, Estado Islámico…

En sus países los tratan mal. El mar los trata mal. Cuando llegan a Europa, los tratamos mal. ¿Y si en lugar de ellos fuéramos nosotros? Barcos enteros llenos de españoles, alemanes, italianos o franceses. Mujeres que, como nosotras, quieren lo mejor para sus hijos. En ‘Refugiados, sin noticias de Europa’ hay una mujer siria que vive refugiada en Jordania que le dice a Jordi Évole: “He llegado a sentir que no soy humana”. Se me encogió el corazón cuando la escuché. Pero es normal lo que siente si lleva años siendo tratada como una paria.

Por cierto, Jordania, un país con menos de siete millones de habitantes, ya ha acogido a más de 600.000 refugiados y la Unión Europea, que lleva meses y meses reuniéndose para acordar una cifra, solo ha acogido hasta el momento a unos 6.000 refugiados de los 160.000 que acordó (y en la UE viven más de 500 millones de personas). Mención de honor para mí merece Italia, un país que no solo salva vidas en el Mediterráneo (en ‘Astral’ queda patente), sino que también los acoge, de forma silenciosa, por todo su territorio. Rechazados en Francia y Alemania, los refugiados no tienen más remedio que quedarse en Italia, donde ya hay casi 160.000 personas en situación de acogida, sostenidas por familias, asociaciones y Ayuntamientos.

Soy de naturaleza optimista, pero cuando veo las imágenes de estos padres y madres que intentan desesperadamente salvar sus vidas y las de sus hijos y se encuentran con un muro de incomprensión y rechazo en Europa me viene a la cabeza esa frase tan horrorosa de Hobbes, “El hombre es un lobo para el hombre”. Y en este tema también influye, desgraciadamente, el denominado ‘kilómetro sentimental’ (el interés por un hecho cualquiera es inversamente proporcional a la distancia que nos separa de la víctima: a mayor distancia, menor interés).

Volviendo al tema de la educación en valores, Proactiva Open Arms organiza charlas de sensibilización en colegios de toda España. El objetivo es que nuestros hijos crezcan en una sociedad en la que sea inconcebible ver una imagen como la del pequeño Aylan, ahogado en una playa de Turquía. “Pensamos que contarles de primera mano cómo un grupo de personas se unieron para salvar miles de vidas les ayudará a ser mejores adultos“, explican desde esta ONG. Y tienen razón. A mí me encantaría que Martina conociera su historia. Siempre le estamos diciendo que lo más importante en la vida es ser buena persona, ayudar a los demás. Y esta iniciativa lo ilustra perfectamente.

No me siento nada orgullosa de lo que Europa está haciendo en este tema, pero sí de Proactiva Open Arms, una ONG fundada por un grupo de socorristas de Badalona que, tras salvar miles de vidas en Lesbos (Grecia) con solo dos motos acuáticas, este año decidió reconvertir el Astral, un velero de lujo, en un barco de salvamento para todas aquellas personas perdidas a su suerte en el Mediterráneo.

    • Daniela Moreno Alarcón
      25/10/16

      Hola Laura, Gracias por escribir esto. Yo no paro de pensar en la educación en valores y en igualdad sobre todo ahora que tengo a mi niño. Les dejo una web interesante http://www.educandoenigualdad.com
      Un abrazo! Daniela

    • Laura Ordóñez Rodríguez
      26/10/16

      ¡Gracias, Daniela! Luego le echo un vistazo a la web que envías. Seguro que es interesante. Yo creo que cada vez los padres somos más conscientes de la importancia de los valores en la educación, pero nunca viene mal hablar sobre ello para seguir teniéndolo presente. Un beso!

    • Esther
      26/10/16

      Madre mía, cuanta razón!!! Lo cierto es que es un tema delicado y que a mi, personalmente, me despierta tanto desasoiego, porqué tenéis toda la razón, no se está haciendo apenas nada y es tanta la dureza de esa situación, que vaya ejemplo estamos dando a nuestros hijos… Solo espero que pronto se pongan recursos y se tomen decisiones porqué, como bien habéis dicho, hay que educar en valores y hay que hacerlo siendo nosotros un ejemplo… Al menos, vemos que hay quienes sí están tomando la iniciativa.

      Un abrazo!!

        • Laura
          27/10/16

          Sí, eso que dices de que somos un ejemplo es totalmente cierto. Yo lo veo casi cada día con mis hijas: si grito, ellas gritan; si me río, se ríen, así que ojalá poco a poco, entre todos, les vayamos dando ejemplo en este tema para que sean conscientes de que la realidad que viven no es la única; que hay muchísimos otros niños ahí fuera cuyas vidas son durísimas.¡Gracias, Esther!

    • Fernanda
      27/10/16

      Realmente es muy triste toda esta situación y casualmente en matadero en la casa del lector hay una exposición fotográfica llamada “sin filtros” no se realmente de quien es y mucho menos, pero las imágenes son realmente impactantes de como padres y niños sufren para llegar a un lugar mejor, y son imágenes bastante explicitas sin ningún tipo de filtro, como su nombre indica.
      100% recomendable.

        • Laura
          27/10/16

          Gracias, Fernanda. No sabía de esta exposición. Las imágenes siempre son impactantes, así que es una muy buena manera de abrirnos los ojos.