≡ Menu

Ahora mismo nos encontramos en plena ‘operación pañal’ con Adriana y hemos descubierto un compañero fiable en esta aventura que supone dejar de usar pañal para una niña de dos años y medio: los pañales y bañadores de aprendizaje de Bambino Mio, marca (británica) líder en pañales de tela. Lo bueno es que sus precios son bastante asequibles, sus diseños son muy chulos y los puedes comprar online (a partir de 50 euros, el envío es gratuito).

IMG_4647

Adriana, luciendo un pañal-bañador de Bambino Mío

Después de mi experiencia con Martina, esta vez he decidido quitarle el pañal a Adriana en verano ya que al hacer mejor tiempo, los niños llevan menos ropa y, por tanto, les apetece ir sin pañal y también para nosotros es más fácil la tarea de limpiarles, en caso de escapes. Con Adriana estoy utilizando la técnica de las pegatinas (cada vez que hace pipí en el orinal, puede elegir una pegatina que le pego en la mano. También podéis decorar el orinal con ellas). Otra opción es una tabla de logros (cada día vamos rellenando las veces que ha hecho pipí en el orinal y al final de cada día o cada semana tiene un mini premio). También he dejado cuentos al lado del orinal para que no tenga prisa en levantarse si a la primera no le sale e, incluso, muñecos para hacer el “teatrillo” de que ellos también usan el orinal. El refuerzo positivo es muy importante: cada vez que hace pipí en el orinal o en el váter (siempre con adaptador), la aplaudo o la doy un beso y le digo que estoy muy contenta.

La rutina es clave en este proceso. En vez de esperar a que me diga cuándo quiere ir, intento sentarla en el orinal a intervalos regulares de tiempo durante el día, y especialmente después de las comidas, para que se vaya haciendo a la idea. Y, por supuesto, la pongo en el orinal justo antes de irse a la cama y nada más despertarse.

PAÑALES

Llevamos todo el mes de junio utilizando el orinal, así que en julio daremos el gran salto y le quitaremos el pañal. Eso sí, al principio usaré los pañales de aprendizaje, que no son otra cosa que pañales (un poco menos absorbentes, eso sí) camuflados. Para mí, es  la mejor forma de ir dejando atrás los pañales para acercarnos cada vez más a las braguitas ya que los niños piensan que no llevan pañal lo que les fomenta su independencia. Los de Bambino Mio son de algodón en un 80% y tienen una capa impermeable oculta y una lámina interior para retener pequeños accidentes, lo que permite al niño sentir la humedad a la vez que reduce al mínimo la necesidad de cambiarse de ropa. Y son aptos para lavadora y secadora.

IMG_4706

El orinal de Adriana (heredado de Olivia) junto a un pañal de aprendizaje de Bambino Mío

Por la noche le dejaré el pañal normal hasta que vea que cada vez lo moja menos; entonces, pasaré al de aprendizaje y, finalmente, también se lo quitaré (hay niños que pueden tardar hasta dos años en prescindir del pañal de noche). Imprescindible: sábana bajera ajustable impermeable para proteger el colchón de posibles accidentes o, en su defecto, un protector impermeable para la cama. Yo, como soy un poco histérica, tengo los dos. Y, por supuesto, en su mochila meto hasta tres cambios de ropa y pañales de aprendizaje de repuesto para cuando haya algún accidente, que siempre los hay.

pañal azul

Adriana, feliz con su pañal-bañador

Para la piscina usaré los pañales bañadores de aprendizaje con los que no hace falta llevar pañal adicional (si el niño ya se encuentra en una avanzada fase de la ‘operación pañal’) ya que su capa impermeable oculta y las perneras resistentes a los escapes ofrecen una buena contención en el agua, pero eso sí, de residuos sólidos (no de orina). Yo me los voy a llevar a la playa porque para agosto Adriana ya retendrá bien el pis pero tampoco me quiero arriesgar a que deje algún “regalito” en la piscina del hotel o en la playa. Y estos pañales-bañadores son muy ligeros, no como los pañales de agua que se hinchan y hacen que el bebé flote peor. También son aptos para lavadora y secadora.

¡Suerte a todos los que estéis en ‘operación pañal’!

 

COMENTARIOS
0

Déjanos un comentario