Un árbol de “washi tape” para Olivia

 

Estas son las segundas Navidades de Olivia, aunque las primeras en las que se mueve a sus anchas por toda la casa. Normalmente ponemos un árbol de Navidad, clásico, artificial, más bien mediano, pero vistoso. Pero este año, ante el temor de que estuviesen los adornos más tiempo fuera del árbol que en él, hemos apostado por una fácil manualidad.

Un par de cintas de washi y unos adornitos seleccionados y en un ratín hicimos nuestro arbolito. Al principio, cuando pasaba Olivia siempre se llevava secuestrado al señor largo ese que veis en la foto, pero para mi sorpresa, ya le he dejado en paz. Solo lo mira al pasar.

Una vez con el washi en la mano, no puedes dejar de pensar dónde puedes aplicar más, así que se me ocurrió hacer estos minicentros navideños con vasos de cristal de yogur y unos adornos que tenía.

¿Qué os parece?

¡Feliz Navidad a todos!