Un día de invierno en el parque Warner

Cuando piensas en un parque temático, la imagen que te viene a la cabeza son montañas rusas y caídas libres, por lo que la idea de ir con Olivia a un lugar de este tipo no entraba en mis planes de fin de semana.  Con mi último viaje a Disney pude comprobar que con dos años y medio ella ya comienza a disfrutar de muchas atracciones, así que aceptamos la invitación de ir al Parque Warner, que está mucho más cerca de casa. El plan fue perfecto porque pasamos el día con más amigas blogueras, como mi compi Laura, Laura, de La niña sin nombre y Verónika, de Sin preparación alguna. ¡Un “biutifulday” en toda regla!

Solo había ido una vez con anterioridad, el año que lo inauguraron, o sea que no recordaba gran cosa salvo los nombres de las atracciones más fuertes y en las que entonces me monté. El camino en coche me pareció bastante fácil y corto para lo que me imaginaba (tardé media hora desde un barrio de la periferia de Madrid). Una vez allí, lo primero que hicimos fue estudiar el plano y ver el espectáculo de apertura. Después, nos fuimos directas al Cartoon Village, la zona con más atracciones para los pequeños.

Parece que en verano o primavera apetecen estos planes, pero si vais bien abrigados el frío no tiene por qué ser un impedimento. Además la parte positiva de ir en invierno es que casi no hay colas. Como en otros parques, la Warner ofrece la posibilidad de sacarte la pulsera Correcaminos, con la que tienes acceso  preferente a las atracciones.

De cara a Navidad, el parque ha sido decorado con adornos típicos de la época, han instalado una pista de patinaje sobre hielo cubierta y han adaptado algunos espectáculos y atracciones. Nosotras pudimos ver a los Reyes Magos y a Papá Noel en cabalgata mientras caía nieve (artificial) y conocer al reno Rudolph y a los duendes que preparan los regalos en la fábrica de juguetes (esta visita le encantó a Olivia). También se puede ir a la morada de los Reyes Magos y a la de Papá Noel.

Olivia conoció a Rudolph y a los duendes de Papá Noel (sorprendentemente no le dieron miedo)

Datos de interés:

-Los niños que midan menos de un metro no pagan entrada. El resto de entradas cuestan desde 39 a 25,90 euros (dependiendo de con cuánto tiempo de antelación se compren y para qué día).

-En Navidad abren el fin de semana del 21 y 22 y luego del 26 al 30 de diciembre (de 12 a 20 horas). Después cierran hasta marzo.

Por cierto, este verano abrirá las puertas el parque acuático Warner  Beach, al lado del actual.

    • Laura
      19/12/13

      La verdad es que yo iba con pocas expectativas porque al ser tan pequeñas no sabía muy bien en qué las podríamos montar y no podía haber estado más confundida… ¡¡Las niñas se lo pasaron genial!! Las atracciones son perfectas para ellas y la ambientación, súper trabajada. Además, yo pude montarme en tres montañas rusas (la de madera, Superman y Batman), así que salimos de allí con la adrenalina descargada y Martina feliz como una perdiz. ¿Se puede pedir más?