Un hotel en el que reparten flashes en la piscina

 

Sin remordimiento ninguno de esos de mala madre, que no nos sirven para nada, salvo para autoflagelarnos, hace un par de semanas disfruté de un fin de semana romántico y de relax, dejando a mi criatura a cargo de mi santa madre. Y tan contentas que se quedaron las dos, porque se llevan a las mil maravillas y a mí me encanta. Eso sí, las dos llamadas al día no me las quita nadie, que disfruto igual del relax (o más) si mi madre me cuenta lo bien que se ha comido el puré, la pedazo de siesta que se han echado juntas y lo bien que se lo ha pasado en los columpios. “¿Y qué tal lleva lo de andar?”, le pregunto ilusionada por si a la vuelta ya no me tengo que dejar los riñones llevándola de las dos manos. “No hay avances”, sentencia.

A lo que íbamos, al fin de semana romántico y de relax. El lugar elegido fue Villa Nazules Hípica Spa, seleccionado por la que esto escribe de entre todos de los que aparecen en el librito de Ruralka por varios motivos: cercanía de Madrid (88 kilómetros) y por sus instalaciones (piscina y pista de tenis, fundamentalmente, aunque ahora os hablaré de todo lo que tienen, aunque su nombre ya adelanta dos de las principales).

En medio del campo, perdido en una carretera comarcal, se encuentra estemaravilloso hotel de 30 habitaciones, construido hace seis años al lado de la Hípica San José, siendo ésta una de las actividades que ofrecen a sus huéspedes.  Me imagino que os preguntaréis si es un hotel para parejas o si se puede llevar a los niños. La respuesta es que es perfecto para ambos planes.

Relax y risas en la piscina del hotel

Os cuento lo que yo viví el fin de semana que íbamos de “novios”. Coincidimos en la cena del viernes con una pareja con una niña (tienen tronas en el restaurante), pero el sábado es cuando más pequeños vimos a nuestro alrededor, sobre todo en la piscina (tienen dos, una de mayores y otra de niños). La verdad es que no había niños mayores de cinco años, casi todos eran de pañal y el clima de convivencia entre adultos con niños y adultos sin niños era perfecto. No había gritos, ni miradas de reproches. Yo estaba en una tumbona al lado de la pisci de los enanos y casi me devoré el libro de Blog de Madre que me llevé en la maleta.

(Inciso: una amiga me regañó por llevarme a este pequeño oasis el libro “morao” y no otro que me transportara a un mundo sin niños, pero no me arrepiento para nada: no paré de reírme con la Quevedo).

Flash de limón con el que viajé a mi infancia en un segundo

Volviendo a la pisci, donde estábamos tirados ambos con nuestros respectivos libros en las hamacas, después de un intenso partido de tenis, cuando un elegante camarero se plantó ante nuestras narices con una bandeja para ofrecernos nada más y nada menos que… “flashes”. Fiuummmmm. Esto sí que fue teletransportarse a la infancia. Vaya detalle original. De ahí, a la ducha para ir decentes a comer y no con las chancletas; siesta romántica y reparadora; masaje anti-estrés en el spa (tienen varios tipos de masajes, tratamientos de belleza y circuito termal); y excursión a Toledo (está a 18 kilómetros), donde cenamos de muerte en Locum, una antigua casa del siglo XVII de tres plantas restaurada para dar lugar a este restaurante.

A la mañana siguiente, después de desayunar como maharajás (lo más original es la variedad de aceites de oliva con el que te puedes servir las tostadas y el salmorejo. Lo demás, lo habitual en un buen hotel, fruta cortada, fiambre, huevos, panes y bollería) me entró un ataque de hijitis y en lugar de tirarnos a la hamaca del hotel sin pensar, hicimos la maleta y nos fuimos para los Madriles, donde pasé la mañana con mi niña en la piscina. ¡Si es que me tiene conquistada, la muy jodía!>.

Por cierto, merece la pena destacar la amabilidad de todo el personal del hotel, desde los camareros a la recepción, que hacen que te sientas mimado en todo momento sin agobiar.

Resumen práctico:

Hotel Villa Nazules Hípica Spa ****

www.villanazules.com (podéis ver los precios en su web, porque depende de l tipo de habitación).

Toledo, a 18 km. y Madrid, a 88 km.

Actividades: equitación, spa, tenis, pádel y bicis.

Totalmente Mammaproof: tronas, cunas, piscina de niños, sala de juegos, menús infantiles y desayunos específicos para ellos.

La ganadora del pack Almirón y Chicco es Mamamedusi. Nos pondremos en contacto contigo para hacerte el envío.

 

Siguiente >>

<< Anterior