Un sueño muy real

 

Anoche tuve una pesadilla. Soñé que alguien estaba en mi habitación mirándome fijamente mientras dormía. Me desperté bruscamente con el corazón acelerado. No me atrevía a abrir los ojos, pero notaba a mi lado en la cama, a mi marido, y de pie, esa otra presencia.

Después de un rato de pánico, pude mirar la hora en el móvil, que siempre dejo en la mesilla. Las 4:22. Me levanté, con miedo, y fui a ver a Olivia a su habitación. Dormía plácidamente. Me volví a la cama. Como no conseguía conciliar de nuevo el sueño y mi corazón seguía en un puño, desperté a mi marido y le conté lo que me había pasado. Le hice recorrer toda la casa para quedarme tranquila. Nos volvimos a acostar y me dio conversación para que se me olvidara el susto, nos acurrucamos y pronto se quedó dormido.

Me levanté de nuevo y me fui a la habitación de Olivia. Me senté al lado de su cuna, observándola dormir, pensando en ella, lo feliz que me hace, lo maravillosa que es, lo que me gusta abrazarla, lo que disfruto cuando ríe… Entonces me di cuenta de que estaba ahí, cerquita de ella… Igual que había sentido en el sueño y pensé que podría haber sido un recuerdo de cuando mi madre hacía lo mismo conmigo.

 

Siguiente >>

<< Anterior