Una divertida sesión de fotos

 

Fue hace casi un año cuando conocí a Isabel Olmos, el alma de Esif Fotografía, un estudio ubicado en el barrio de Montecarmelo (Madrid) por el que desfilan desde bebés a novios, pasando por embarazadas. Su trabajo parte de la idea de aportar un aire moderno a los clásicos reportajes fotográficos que, a su juicio, “cualquier aficionado puede hacer”.

Conocí a Isabel hace un año, ya que fue la fotógrafa de la boda de mi hermano. Me gustaron mucho las fotos que les hizo, pero me conquistó con su buena mano para los niños: consiguió juntar a los 16 niños que había y les hizo unas fotos divertidísimas en el jardín mientras los mayores tomábamos el cóctel. Así que no pude negarme a la idea de que nos hiciera una sesión a nosotras. En su bonito estudio nos recibió un viernes por la tarde y enseguida se ganó a las peques. Estas imágenes son el resultado de una tarde llena de risas y ternura. 

¿Cómo definirías vuestro estilo fotográfico?

Somos conscientes de que hoy en día cualquier persona que disponga de una cámara puede hacerse llamar profesional. Sin embargo, creemos que un fotógrafo no es aquel que dispone de los medios, sino el que es capaz de crear imágenes que cuenten historias, esperando el momento preciso y el instante decisivo.  Llevamos y dirigimos Esif Fotografía con el mismo mimo y dedicación que cualquier madre presta a su hijo: no tenemos horarios, nos amoldamos siempre a lo que los padres o clientes nos solicitan. Entregamos los reportajes sin límite de imágenes en cajas personalizadas que preparamos con todo nuestro cariño, ¡con sorpresa incluida! Nuestra mayor satisfacción no sólo es que unos padres se emocionen al ver el reportaje de su familia, sino que se sorprendan de cómo nosotras, sin conocer previamente a sus hijos, hemos sido capaces de retratar todos sus gestos.

¿Qué buscáis transmitir en vuestras sesiones?

El paso del tiempo hace que los más pequeños crezcan muy deprisa y muchas situaciones y momentos especiales no volverán a repetirse. Por encima de todo, buscamos la naturalidad, espontaneidad e inocencia de los niños; construimos recuerdos que todos deberíamos tener de nuestras familias para inmortalizar un momento mágico entre padres e hijos, donde abundan las miradas cómplices y los momentos robados.

¿Qué es lo más difícil de una sesión fotográfica con niños?

Uy, uy…¡Los papás! Somos muy conscientes de la emoción que sienten los padres cuando estamos en una sesión en plató: todos queremos, y nosotras las primeras, que los peques salgan sonrientes y mirando a cámara.  Cuando reciben muchos estímulos, llamadas de atención, escuchan repetidamente su nombre…¡los pequeños no saben a quién atender y se cansan rápido!. Para ello, es importante confiar en la fotógrafa, dejando que sea ella quien genere un clima de confianza y un entorno divertido con los niños. De esta manera, nos aseguramos el éxito de un reportaje profesional a la par que natural.

 ¿Cómo lográis que posen, ya que están hartos de que les hagamos tantas fotos con el móvil?

Hacen falta muchas más cosas que una buena cámara de fotos y un par de flashes. Consideramos fundamental para un fotógrafo infantil tener sensibilidad, mucha paciencia y una gran dosis de psicología.Sea cual sea el lugar de la sesión, lo realmente importante es la empatía que tenemos con los pequeños y lo que se divierten con nuestro atrezzo infantil para las fotos. ¿La clave? el poco esfuerzo que nos supone convertirnos en niños otra vez y el poco tiempo que tardan en invitarnos a su juego.

Una de las preguntas que nos hacemos las madres ante una sesión es cómo visto a los niños, ¿qué recomendáis?

Por lo general, recomendamos siempre colores neutros. Los estampados o motivos llamativos cobran demasiada importancia en las imágenes y es muy probable que, a la larga, el reportaje os acabe cansando. Además, durante la sesión, combinamos primeros planos de retratos y otros planos con atrezzo infantil, buscando imágenes que ofrezcan diferentes composiciones y colores. No obstante, en días previos a la sesión, os definimos y resolvemos todas las dudas que tengáis.

¿Cuáles son las sesiones más demandadas?

Sin lugar a dudas, las sesiones familiares, infantiles o fiestas BabyShower tan de moda en los últimos tiempos. Sin embargo, últimamente son más las madres que han decidido tomarse una tarde para ellas y que han diseñado un plan a medida entre amigas, como es disfrutar de un brunch, un taller de maquillaje y una sesión de fotos. Todo organizado en el estudio, con la máxima intimidad y comodidad garantizada al cerrar las instalaciones y platós por completo sólo para ellas.

Podéis ver más trabajos de Esif Fotografía en su web y así como en sus perfiles de Facebook, Twitter e Instagram.

 

    • Arantxa
      01/05/15

      Me encanta! Gracias por compartir esta experiencia. Buscaba un estudio de profesionales de la fotografía con cierta sensibilidad y me habeis abierto un camino para mi nuevo proyecto.
      Siguiendo vuestro estupendo criterio he contactado con Beatriz e Isabel de Esif y desde la primera reunión ha habido super buen feeling. Son realmente profesionales y creativas.
      Arantxa