¡Vamos a revolucionar el menú infantil!

 

Soy poco casera, lo reconozco, y me encanta salir los fines de semana a comer y pasar el día por ahí. Pero como no me gusta llevarme sorpresas no gratas, suelo planificar la salida y buscar lugares en los que ir con niños no sea una odisea. No suelo elegir restaurantes típicos de ir con niños, tipo Vips, aunque por supuesto alguna vez son la única opción, pero sí lugares en los que los niños sean bienvenidos y sean espaciosos por si alguien lleva carritos.

Creo tener ya bastante experiencia en este sentido para poder afirmar que estamos bastante lejos de otros países, como los nórdicos, donde las pequeñas criaturas son ciudadanos de primera y en cualquier restaurante tienen tronas de Ikea y pinturas para que se entretengan. En España, si nos salimos de los circuitos de cadenas de restaurantes ‘para niños’, los servicios para familias son casi inexistentes. De hecho, descubrir un restaurante ‘normal’ con tronas y cambiador es motivo de Whatsapp entre el grupo de mamás.

Mala calidad de los menús infantiles

Además, entre las carencias que existen en España destaca la mal calidad de los menús infantiles. Según un estudio de Eroski Consumer, los menús infantiles “tienen poca variedad y baja calidad dietética. Un 93% no incluye legumbres en sus opciones, un 78% tampoco verdura y otro 56% ni siquiera pescado”. Los restauradores se empeñan en servirles macarrones con salsas de tomate malísimas, que por supuesto se dejan en el plato. Si estuvieran buenos, les aseguro que no dejarían ni un macarrón.

Por este motivo, me he unido al movimiento #Foodiekids, una iniciativa creada por Mammaproof para “implicar a diversos sectores de la sociedad con el objetivo de aficionar a los niños al buen comer”.  Según su manifiesto, un menú #foodiekids se compone de un plato equilibrado con productos frescos, de temporada, y en la medida de lo posible ecológico y/o de proximidad. De bebida, agua y como postre, fruta.

Como punto de inflexión y recompensa a los participantes en este movimiento, Mammaproof editará una guía en papel seleccionando los mejores lugares en Madrid y Barcelona comprometidos con la alimentación saludable de los niños y sus familias. Seré una de las autoras que escriba las reseñas de estos restaurantes adheridos al movimiento, así que si tenéis sugerencias (Madrid Capital) podéis dejármelas en el post, por mail (entremadresblog@gmail.com), en Twitter (@entremadresblog), en Facebook o en Instagram.

¿Os unís al movimiento #FoodieKids firmando el Manifiesto?

¡Hay vida más allá de los “nuggets” de pollo y de los macarrones con tomate de lata!

    • Esa Oli con los palillos no tiene precio. Lo vamos a conseguir, compi, y además nos lo vamos a pasar en grande
      Un besazo!!

        • Cruz
          19/02/15

          Sí, guapa, gracias por pasarte por aquí!

    • Arantxa
      17/02/15

      Buenísima iniciativa!! No me pierdo la Guía Mammaproof con la selección de esos lugares. Un duro trabajo por delante pero seguro que muy “enriquecedor”. Mucho ánimo!!
      Besos,
      Arantxa

        • Cruz
          19/02/15

          Gracias Arantxa, estoy segura de que será un éxito!

    • cati
      17/02/15

      Me parece genial la iniciativa de mejorar los menús para niños, aunque discrepo en la queja de que no suela haber tronas en los restaurantes “normales”. Yo creo que hoy en día lo raro es encontrarse uno sin trona (salvo que sea de tapeo claro). En cuanto a los postres, creo que existe la idea de que cuando sales te mereces un postre especial, tanto niños como adultos (en teoría ya comes fruta a diario)¿o me vas a decir que tú te pides fruta de postre en los restaurantes? yo no. Más importante me parece la idea de hacer de los restaurantes lugares que acojan a los niños así que la idea de la guía de restaurantes me parece genial!

        • Cruz
          19/02/15

          Puede ser que lo de las trozan se vaya ampliando cada vez más, pero lo del cambiador… brilla por su ausencia. En cuanto a los postres, es cuestión de que encaje con la filosofía de la campaña.

    • Raquel
      17/02/15

      Me parece una idea buenísima. Yo no lo sufro directamente, pero siempre he pensado “pobres, siempre tienen lo mismo en el menú”. Y es una pena que no se impliquen más los restaurantes en España, estoy segura de que se llevarían una grata sorpresa.

      Raquel

        • Cruz
          19/02/15

          A ver si lo conseguimos!

    • Cuestión de madres
      17/02/15

      Qué gran iniciativa.. lástima que sólo sea en Madrid y Barcelona.. haría falta una a nivel estatal.. pero bueno.. por algo se empieza… y es que a los pobres les ofrecen pocas opciones y de muy mala calidad y si encima tienes un niño con alergia alimentaria.. ni te cuento lo poco que hay… Ojalá este primer paso provoque el cambio en la sociedad y en nuestros hábitos..

        • Cruz
          19/02/15

          Poco a poco… todo llegará.

    • Me apunto al manifesto ipso facto! Los niños pueden comer de todo, tienen que adaptar sus pequeños paladares a todos los sabores, no solo a los macarrones/canelones. Mi hija Elisa a sus 3 años es ya una pequeña foodie y os aseguro que en un restaurante nunca pide pasta :-) . Creo que raciones más pequeñas de platos para adultos sería suficiente :-)

        • Cruz
          19/02/15

          Efectivamente, se trata de que tomen las mismas cosas que los padres y que vayan cogiendo gusto por el buen comer. A Olivia le pones un plato de almejas y se lo come entero, pero si le plantas unos macarrones con salsa de tomate de plástico no los quiere.