≡ Menu

Más de un tercio de las madres españolas afirma sufrir depresión postparto, según el I Estudio sobre la depresión postparto en España, llevado a cabo por la firma de puericultura Suavinex. Son, en concreto, un 35,14% las que afirman que han pasado por este trastorno del estado de ánimo después de dar a luz. Sí, yo también lo sufrí y lo conté en este post.

Según el informe, esta cifra podría ser aún más elevada, pues el estudio demuestra que más del 90% de las mujeres confiesa haber sufrido síntomas comunes de la depresión postparto en el periodo del puerperio. Entre estos se encuentran sentimientos de tristeza, cansancio,​ irritabilidad o ansiedad; pero también se cuentan la dificultad para crear vínculos con el bebé, la culpa e incluso la idea de hacer daño al bebé o a sí mismas (pensamiento común en un 2,62% de las madres).

Sin embargo, de los datos obtenidos en el estudio, se infiere que son más las mujeres que han podido llegar a padecer este trastorno. Mujeres que, por falta de información, no han sabido reconocer sus dolencias.

IMG_1116

Imagen de archivo, de la época en la que vivía como en una nebulosa

Aproximadamente el 40% de las mujeres que aún no son madres no sabe lo que es la depresión postparto. En el caso de las madres, solo un 14,6% desconoce este trastorno, aunque el 35,28% afirma no haberlo descubierto hasta después del embarazo. En mi caso, pensaba que era algo relacionado con echar de menos estar embarazada y tener a tu bebé dentro…

Otro de los grandes problemas en torno a la depresión postparto es la falta de confianza en los profesionales de la salud. Así, casi tres cuartos de las mujeres que afirman haber sufrido depresión postparto no han sido diagnosticadas por un profesional. Tampoco yo. Es verdad que en la primera revisión con la matrona (a la semana de tener a Olivia), me eché a llorar en la consulta porque no supe contestar de qué color era la caca de mi hija (la primera semana tenía en casa a mi marido y a mi madre, que hacían casi todo, pues yo estaba hecha polvo en la cama o en sofá, con mis puntos infectándose). Entonces la matrona me dijo que si en una semana seguía así me mandaba al psicólogo, pero al final no lo hizo.

El estudio destaca que casi el 13% de las mujeres que ha padecido este trastorno afirma no haber sentido el suficiente apoyo emocional de sus parejas. La comprensión y el respaldo incondicional de la pareja durante el proceso del embarazo, parto y postparto es fundamental, especialmente si tenemos en cuenta estas cifras. En mi caso, mi marido me apoyó todo lo que pudo, pero si la baja paternal es de quince días, me contarás cómo sales sola de ese pozo. Por su trabajo, estaba sola muchas horas, ya que no suele llegar antes de las nueve y media de la noche. Y mi madre por esa época todavía trabajaba… Mis tías, que se cruzaban Madrid en transporte público, venían un día a la semana, y otro quedaba con Laura, compañera del blog y que también era madre primeriza (y aquí contó su experiencia en el postparto).

Causas

Pese a que no es posible establecer una causalidad directa entre un desencadenante y la depresión postparto, el estudio señala ciertos patrones que podrían ser influyentes de cara a sufrir este trastorno.

En este sentido, se detecta una tendencia clara en mujeres que ya han sufrido en otro momento de su vida síntomas de depresión. Más de la mitad de ellas recae en el momento del postparto y, así, un 52% de las mujeres que afirman haber sufrido depresión postparto confiesa haber tenido síntomas de depresión o trastorno bipolar en algún otro momento de su vida. Es más, un 32,89% de las mujeres con depresión postparto son “reincidentes” y ya habían padecido síntomas de depresión en algún embarazo anterior.

Por otra parte, las complicaciones que afectan directamente al momento del parto se postulan como otro gran desencadenante de la depresión postparto, pues hasta un 20,82% de las mujeres con este trastorno afirman haber pasado por situaciones que pusieron en riesgo el propio momento del parto. Este fue mi caso, pues tuve un parto inducido que a punto estuvo de ser cesárea, pero que al final fue instrumentalizado (ventosa). Ni me quisieron decir los puntos que me dieron. En mi opinión, una vez pasados seis años de aquello, la causa de mi depresión era mi mal estado físico, esa herida que no era capaz de mirar con el espejo, como aconsejaba la matrona, que se me infectó, que no me dejaba ni sentarme ni tumbarme sin dolores.

El último detonante con el que se puede establecer una correlación clara es la falta de apoyo emocional por parte del padre o de la pareja. En este aspecto, un 12,85% de las mujeres encuestadas manifiestan que no se sintieron comprendidas y respaldadas por sus parejas en el proceso del embarazo, parto y postparto. Estas cifras sacan a relucir, una vez más, la importancia de la implicación y el papel de la pareja, pues de los datos obtenidos en el estudio se puede inferir que, a día de hoy, en torno a un 13% de los casos de depresión postparto podrían evitarse con una mayor actitud proactiva de la pareja.

También destacan otros factores, como el tener sentimientos encontrados y dudas sobre el embarazo, pero en menor medida (9,62%)

 Posts relacionados:

 Los peores quince días de mi vida

El dichoso puerperio

 

COMENTARIOS
2

Déjanos un comentario

  • Ana 25/04/17

    Me encanta como lo cuentas! porque es así! yo la he sufrido en mis dos partos y el segundo fue peor que el primero, me sentía sola, incomprendida, perdida…. lo he pasado muy mal y a día de hoy sigo con tratamiento porque no he conseguido superarlo!!!

  • Daniela Moreno Alarcón 25/04/17

    Yo no tuve depresión post- parto. Sn embargo, no paso de ello, ni mucho menos paso de apoyar a las mujeres que la han sufrido porque odio el desinterés que hay en la sociedad sobre este tema. Un saludo!